Por Josefina Pizarro
9 noviembre, 2017

¿Cómo rayos llegó ahí?

Definitivamente todos los días se descubre algo nuevo. Por eso las noticias son tan importantes, nos muestran que el mundo, para bien o para mal, se está moviendo, está cambiando. Hoy un caso que involucra al famoso Vincent Van Gogh tiene a todos perplejos, pues en una de sus pinturas se encontró un ser vivo incrustado por más de 100 años. Simplemente wow.

Muchos pares de ojos han visto “Los Olivos”, de Vincent Van Gogh, pero nadie hasta ahora lo había visto.

nelsonatkins

Ha estado en primer plano, incrustado en la pintura, durante 128 años.

¿A qué me refiero? Pues literalmente a un saltamontes atrapado en la pintura.

Bueno, técnicamente es parte de uno, ya que le falta el tórax y el abdomen, pero definitivamente es un verdadero saltamontes.

nelsonatkins

“Van Gogh trabajaba fuera, con los elementos” dijo Julián Zugazagoitia, director del Museo de Arte Nelson-Atkins, donde el cuadro de encuentra, “y lo que sabemos de él es que se ocupó del viento y el polvo, la hierba, los árboles, las moscas y los saltamontes”.

El artista, que supuestamente se quitó la vida un año después de pintar “Los Olivos”, el cual fuera pintado en Saint-Rémy-de-Provence, comuna de Francia, se quejó de ello con su hermano Theo en una carta de 1885.

“¡Sólo ve y siéntate al aire libre, pintando en el mismo lugar!” escribió Vincent. “Luego suceden todo tipo de cosas como las siguientes: debo haber recogido un buen centenar de moscas y más de los cuatro lienzos que obtendrás, sin mencionar el polvo y la arena. Cuando uno los transporta a través del brezo y através de los setos durante unas horas, las ramas rasgan a través de ellos”.

Un equipo de conservadores y científicos externos habían estado investigando más sobre las 104 pinturas francesas en la colección de Nelson. La conservadora Mary Schafer estaba viendo la pintura al óleo con un aumento cuando descubrió el saltamentos.

Ella tenía curiosidad si el insecto podría arrojar luz sobre la temporada en la que se creó la pintura. Por desgracia, no lo logró.

nelsonatkins

Pero el paleo-entomólogo Michael Engel, de la Universidad de Kansas, informó que no había signos de movimiento en la pintura circundante, lo que indica que el saltamontes ya estaba muerto cuando cayó sobre el lienzo.

Nelson dejó la pintura intacta, sin sacar el insecto. Los visitantes casuales que vayan a ver el cuadro, no notarán el saltamontes.

Dominio Público

Pero ahora sabemos que está ahí.

No te lo pierdas