Por Vicente Quijada
30 noviembre, 2017

Y otros detalles de la boda que se robó la atención de todos.

Este lunes, la noticia de que el príncipe Harry -quien pensamos que sería para siempre un alocado soltero- se comprometía con la actriz estadounidense Meghan Markle, dio la vuelta al mundo. Y sólo un día después, los detalles de la boda que más miradas se robará el entrante 2018 salieron a la luz. 

Y como es de esperarse por la relevancia de la pareja, no se casarán en cualquier lado. El Palacio de Kensington se hizo cargo de la noticia:

El matrimonio de Su Alteza Real, el Príncipe Harry de Gales, y la señorita Meghan Markle tendrá lugar en St. George’s Chapel del Palacio de Windsor en mayo de 2018. Su Majestad la Reina ha otorgado el permiso para que la boda se realice en la capilla. La Familia Real pagará por la boda. Más detalles del matrimonio se darán en su debido momento.

¿Y qué tiene de especial dicho lugar?

Según informaron en The Sun, el príncipe fue bautizado por sus padres, Diana y Carlos, en diciembre de 1985. Además, la construcción que data de 1475, es también el lugar donde descansan diez soberanos, Enríque VII entre ellos. 

AP

Por ende, y a modo de homenaje a su difunta madre -ya le había rendido uno con el anillo de compromiso– la ceremonia se llevará a cabo en un lugar muy especial para Harry.

De este modo también se diferencia de la Reina Isabel II y el príncipe William, quienes contrajeron matrimonio en Westminster Abby, mucho más grande. 

AP-Yonhap

Ahora sólo queda que el anuncio sea oficial, cuando ambos visiten Nottingham. ¡Que vivan los novios!

Puede interesarte