Por Daniela Morano
4 mayo, 2017

Presta atención.

Todos hemos sentido en algún momento que algo que está ocurriendo, ya había ocurrido. Esa extraña sensación tiene el nombre de «Déjà Vu». Ahora, un científico escocés de la Universidad de Saint Andrew, Akira O’Connor, descubrió la razón de porqué sucede esto. Y no, no es por nuestras vidas pasadas o que somos seres mágicos, sino que la respuesta está en el cerebro.

Los Déjà Vu ocurren cuando las regiones frontales del cerebro revisan los recuerdos, buscando algún error en la memoria. Entonces ocurre una sensación de conflicto entre pensar que uno recordó algo o si realmente ya vivió ese algo antes.

Pixabay

O’Connor le dijo a El Pais que:

«Notamos una extraña inconsistencia en nuestros recuerdos, pero seguimos nuestra actividad con normalidad, sin modificar nuestro comportamiento. Hay ciertas situaciones asociadas con más déjà vu. Dormir poco es una de ellas. También influyen algunas condiciones concretas como la epilepsia, la psicosis provocada por anfetaminas y también el efecto de ciertos medicamentos«.

Además, la sensación disminuiría con la edad, o sea que el cerebro eventualmente ya ha calibrado su percepción de los recuerdos en busca de posibles errores.

Y si bien algunos ni se acuerdan de haberlos tenido, otras personas sufren con ellos. «Algunas personas experimentan déjà vu problemáticos. No parece que esto se pueda tratar, aunque este aspecto no se ha estudiado en profundidad. Parte del problema es que es muy difícil acceder a estas personas para investigar de modo sistemático qué funciona y qué no».

Algunas personas llegan a tal punto que dejan de realizar actividades cotidianas porque piensan que ya han visto todo.

«Creemos recordar una imagen moderadamente similar a un amplio número de eventos almacenados en la memoria». Dice además que muchas veces sucede que en el momento en que conocimos a una persona no pusimos atención, entonces no la recordamos, y al verlas nuevamente, pensamos que nunca las habíamos visto en la vida real.

Puede interesarte