Por Alejandro Basulto
18 febrero, 2021

Joseph Ligon fue el juvenil con condena vitalicia más longevo de Estados Unidos, viviendo encarcelado durante 68 años luego de una serie de robos a mano armada que provocaron la muerte de dos personas. Él siempre acusó inocencia.

Cuando tenía tan solo 15 años, la vida del afroamericano, Joseph Ligon, hoy de 83, cambió para siempre. Ya que un dictamen que no podría tener cabida actualmente en Estados Unidos, lo condenó a vivir el resto de su vida, durante 68 largos años, en prisión. Una cadena perpetua que la cayó encima en el año 1953, luego de participar en una serie de robos y agresiones junto a un grupo de adolescentes borrachos en Filadelfia. La gravedad de la condena se debe a que, trágicamente, de esas malas andanzas resultaron dos personas fallecidas. Aunque él siempre acusó inocencia.

Pennsylvania Department of Corrections

Fue así como pasó el tiempo y Joseph se convirtió en el recluso juvenil que más años ha permanecido encarcelado producto de una pena vitalicia. 65 años de dura privación de libertad en los que él nunca solicitó la libertad condicional, como una forma de protesta al asegurar que se le castigaba a pesar de que nunca en su vida había matado a alguien. Una condena, que en el año 2012, la misma Corte Suprema consideró como inconstitucional, ya que para la institución máxima del poder judicial estadounidense, las cadenas perpetuas obligatorias consisten de un castigo cruel y excedido cuando es aplicado a niños y adolescentes.

Pennsylvania Department of Corrections

Sin embargo, aún tras este fallo de la Corte Suprema, Pensilvania fue uno de varios estados que se negaron a reducir las condenas a cadena perpetua, teniendo que pasar nuevamente 4 años más para que la corte emitiera otro fallo ordenando que estos estados redujeran retroactivamente las sentencias de aquellas personas a las que se les había dado cadena prisión perpetua tras cometer delitos cuando eran niños, niñas o adolescentes. Fue así como el estado Pensilvania le cambió la condena a Joseph Ligon y a otros 500 menores de edad que tenían penas vitalicias, las que pasaron a tener un tiempo de privación de libertad más reducido. A Joseph, de hoy 83 años, se le condenó ahora a 35 años, pudiendo así solicitar la libertad condicional, beneficio al que se negó.

Pennsylvania Department of Corrections

“Me gusta ser libre (…) Con la libertad condicional, tienes que ver a la gente encargada de vez en cuando. No puedes salir de la ciudad sin permiso de libertad condicional. Eso es parte de la libertad para mí (…) Soy un tipo de persona obstinada (…) Nací de esa manera”

– dijo Joseph Ligon, según consignó Daily Mail

Afortunadamente, apareció el defensor público Bradley Bridge ante este hombre que creció y envejeció en la cárcel. Abogado al que conoció en el 2006 y que acudió a un tribunal federal para pedir su liberación. Tuvo éxito y en noviembre la Oficina del Fiscal de Distrito de Filadelfia ordenó que Joseph fuera liberado en un plazo de 90 días.

AP

“Ojalá su liberación, y la liberación de los menores de por vida en general, provoquen una reevaluación de la forma en que encarcelamos a las personas (…) Desperdiciamos la vida de las personas encarcelando en exceso y desperdiciamos dinero encarcelando en exceso (…) Su caso demuestra gráficamente lo absurdo de desperdiciar cada uno”

– declaró Bradley Bridge, el abogado de Joseph Ligon–

Entró con 15 años y salió siendo un octogenario de la cárcel. Una vida difícil, cruel y dura, que partió cuando nació en una familia pobre de Alabama y abandonó los estudios en cuarto grado luego de mudarse a Filadelfia. Un chico a que en su adolescencia era visto como un extraño por sus pares y que acusa ser utilizado como chivo expiatorio por quienes le obligaron a asumir la culpa de sus crímenes. Afortunadamente, dentro de la dureza de su condena, en prisión pudo aprender a leer y escribir, trabajando también como conserje y dedicando sus horas libres a entrenar boxeo. En los 70s a cientos de personas se les perdonó la pena vitalicia como parte de un plan de clemencia, el que Joseph no solicitó, debido a que fue siempre firme en su postura de que era inocente.

 

Puede interesarte