Por Alejandro Basulto
14 junio, 2019

Su pareja trabajaba en la aerolínea como asistente de vuelo y él quería que ésta cerrara para poder pasar más tiempo con ella.

Todo esta romántica historia que tiene un final de espanto, empezó en el año 2017. Cuando el ciudadano indio, Birju Salla, de actualmente 38 años, tenía que viajar por negocios, de manera frecuente entre las ciudades de Delhi y Mumbai. En uno de sus viajes conoció a quien después sería su esposa: una mujer que trabajaba como asistente de vuelo en la aerolínea Jet Airways.

Pero la relación no terminó siendo como él quería. Debido a que por el  trabajo de su esposa, no podía pasar con ella todo el tiempo que quería. De hecho, poco tiempo después que se casaran, Birju le pidió a su pareja que dejara su trabajo, a lo que ella se negó.

Reuters

Birju no se tomó esta negativa respuesta de la mejor manera, e ideó un plan para que su esposa pasara más tiempo con él. Para ello escribió una escalofriante nota, que tradujo del inglés al urdu, lengua que normalmente se habla en Pakistán y en la India, con la finalidad de que pareciera que fue escrita por un musulmán.

El vuelo 9W339 está cubierto de secuestradores y los aviones no deberían aterrizar y volar directamente a POK (aeropuerto de Muzaffarabad en Pakistán), 12 personas a bordo. Si pones el tren de aterrizaje, escucharás el ruido de personas muriendo. No lo tomes como una broma. El área de carga contiene explosivos. Alá es grande»

– decía la carta, según consigna The Guardian.

Reuters

Posteriormente la imprimió y con guantes plásticos dejó la nota en el baño del vuelo que abordó un 30 de octubre del 2017. Poco tiempo después, un miembro de la tripulación de la aeronave halló el mensaje, alertando al piloto, quien tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia.

La Agencia Nacional de Investigación, institución encargada de combatir el terrorismo en la India, realizó una indagación que la llevó el 2018 hasta Salla. Este enamorado ciudadano indio, terminó siendo arrestado «por representar una amenaza para la seguridad de los pasajeros y la tripulación«.

Reuters

Posteriormente fue llevado ante tribunales, donde Birju argumentó que lo que buscaba era que cerrara la aerolínea para que su esposa se quedara sin trabajo y así poder pasar más tiempo con ella. Defensa que no bastó. Lo multaron con 715.488 dólares y fue condenado a cadena perpetúa a causa de una estricta ley del año 2016 que castiga el secuestro. Sus opciones de hecho eran, esa condena o la pena de muerte.

Increíblemente, a pesar del intento de manipulación de Salla, su esposa lo defendió hasta el final, diciendo que lo de él era solo una «broma» y que el castigo fue desproporcionado. Aún se siguen viendo, pero con las rejas entre ambos, y claramente por mucho menos tiempo de lo que Salla buscaba tener con ella. Por lo que al final, se quedó sin pan ni pedazo.

Puede interesarte