Por Andrea Araya Moya
17 abril, 2017

ADVERTENCIA: LAS IMÁGENES PODRÍAN HERIR A PERSONAS SENSIBLES.

Las atrocidades que Siria está viviendo en la actualidad han dejado imágenes que son imposibles de olvidar. Cientos de inocentes han perdido la vida en atentados y ataques, y la mayoría de las víctimas resultan ser niños. Y, si bien creíamos que el holocausto podría llegar a su fin, nuevamente otro atentado vuelve a ocurrir, y nuevamente los inocentes dejan sus vidas en manos de personas que sólo piensan en asesinar.

Y no para. Recientemente un atentado terminó con la vida de más de 120 personas en Al Rashidín, cerca de Alepo. Dos buses con civiles buscaban evacuar la zona urbana de Siria, pero no pudieron llegar a destino, pues un coche bomba explotó y desató el caos. De las víctimas, 68 eran niños.

El fotógrafo Abd Alkader Habk cubría la zona de conflicto cuando de pronto decidió dejar un lado su cámara y fue a ayudar en el rescate de víctimas, pero, cuando se dio cuenta del caos en el que estaba inmerso, se arrodilló en el piso y rompió a llorar desconsoladamente. Uno de sus colegas captó a Abd y el cadaver de un niño a su lado. Fue realmente desgarrador.

Ala’a Shehabi

Minutos antes Abd fue visto ayudando a otros niños, pero lo más impactante de todo es que el fotógrafo estaba ahí cuando la bomba explotó y terminó con los sueños y la vida de 126 personas.

Omar Ghabra

Luego de ayudar en el rescate, el fotógrafo publicó un sentido mensaje en su cuenta de Twitter.

“Lo que mis colegas y yo hemos hecho hoy es inspirar humanidad a los responsables del asesinato de niños en Khan Sheikhan”

El coche con la bomba supuestamente había llegado para entregar recursos y comida a las familias que iban a evacuar la zona, pero todo se trataba de una trampa. Y el fotógrafo y otros profesionales que cubrían el hecho, fueron testigos de cada minuto del ataque. No lo podían creer.

“No tengo palabras para explicar lo que ocurrió. Estaba de pie, al lado de un coche que distribuía comida a los niños. Me encontraba sólo a unos pocos metros cuando de repente hubo una explosión masiva. Mi cámara cayó al suelo y fui impulsado hacia atrás”

-Abd Alkader Habk a Channel 4

Eliane Althoff‏

ESTO TIENE QUE PARAR.

Te puede interesar