Por Alejandro Basulto
26 noviembre, 2020

Acorde a los informes, Peter Kigen, de 32 años, despertó llorando de dolor después de que un trabajador le hiciera una incisión en la pierna.

La historia de Peter Kigen fácilmente podría ser categorizada como una de terror o como una de las pesadillas que nadie quisiera tener. Debido a que este ciudadano de Kenia, de 32 años, se encontraba en su departamento como en cualquier otro día, cuando empezó a sentir una dolencia en su estómago, que no fue tomada en serio hasta que se desmayó producto de esta afección. Perdió la conciencia en su casa el 24 de noviembre y ese mismo día, poco después, una enfermera le dijo a su hermano menor que él había muerto antes de que llegara al departamento de urgencias.

Citizen TV

Su hermano, quien fue citado por el periódico Standar, contó que el personal del centro médico le dijo que habían verificado casualmente al paciente antes de declararlo muerto. Lo que también replicó su tío Denis Langat, quien realizó similares declaraciones al canal Citezen TV. Todo esto permitió que Peter Kigen fuera trasladado de inmediato a la morgue del hospital, donde empezaron a prepararlo para que fuera embalsamado por los asistentes de este lugar. Encontrándose ahí los trabajadores a cargo con una espantosa sorpresa. Ya que escalofriantemente el señor Kigen recuperó la conciencia justo cuando ellos preparaban su cuerpo.

Citizen TV

De hecho, Peter Kigen despertó en el minuto en el que uno de los funcionarios realizaba una incisión en su pierna derecha para infundir formalina. Recobró la conciencia gimiendo de dolor, mientras que el personal a cargo corrió por su seguridad al creer que el “muerto” había “resucitado”. El susto de todos los presentes terminó cuando llevaron al señor Kigen devuelta al departamento de urgencias del hospital, donde recibió primeros auxilios. Cuando todo se calmó y llegaron los medios, lo primero que le dijo Peter a los periodistas, era que estaba “feliz de estar vivo”, además de que también prometió dedicar su vida a la evangelización. Al mismo tiempo que su familia exige justicia, acusando al hospital que lo atendió de negligencia.

 

Puede interesarte