Escaparon en 1962 y como jamás hallaron sus cuerpos, creyeron que se habían ahogado en el mar.

Frank Morris y los hermanos John y Clarence Anglin llegaron a ser famosos en 1962 en Estados Unidos luego de huir de la prisión de Alcatraz. Fueron los primeros y únicos presos en hacerlo, y siempre se pensó que los tres fugitivos habían muerto. Al menos se creía así, hasta ahora.

Resulta que tras 56 años de misterio y hasta una película inspirada en la fuga, una misteriosa carta llegó a manos del FBI a nombre de John Anglin, uno de los presos que desapareció tras huir de la cárcel más segura del país por 29 años, ubicada en una pequeña isla en el centro de la Bahía de San Francisco, en Estados Unidos.

US Federal Government

En esa época, cuando se descubrió la fuga -que se llevó a cabo la noche del 11 de junio de 1962 y que se logró gracias a “un taladro casero” con el que fueron rompiendo diariamente un muro- se pensó que ninguno había sobrevivido, pues habían escapado de un recinto que estaba rodeado por aguas peligrosas, tiburones y una terrible niebla.

¡Quien sobrevive a todas esas amenazas!

D Ramey Logan

Sin embargo, en 2013 -cuando habían sido declarados muertos aunque no hubiesen pruebas de sus paraderos- la policía recibió la carta que aseguraba que los tres habían sobrevivido y  decidió guardar el secreto hasta ahora, según consigna CBS.

En ella, John Anglin escribió que:

“Tengo 83 años y estoy en mal estado. Tengo cáncer. Sí, ¡todos lo logramos esa noche, pero apenas! Frank falleció en octubre de 2005. Su tumba está en Alejandría con otro nombre. Mi hermano murió en 2011. Si anuncian en la televisión que se me promete ir primero a la cárcel por no más de un año y obtener atención médica, les responderé para informarles exactamente dónde estoy. Esto no es broma, es real y honesto”.

Según The Telegraph, tras esta nueva pista, el FBI inspeccionó delicadamente la carta buscando huellas dactilares y alguna semejanza en la escritura con la que se tiene registrada como la de John, sin embargo ambas pruebas resultaron no concluyentes. 

CBS

Cabe destacar que los hermanos fueron condenados de 15 a 20 años de prisión por robar bancos y otros establecimientos, y tras varios intentos de fuga en distintas cárceles, fueron enviados a Alcatraz para asegurarse de que no pudieran escapar jamás. Pero de todas formas lo lograron, tras 6 meses ampliando un conducto de ventilación en las paredes y armando cabezas de papel maché para poner en sus camas el día de la fuga y no despertar sospechas.

Puede interesarte