Por Alex Miranda
7 junio, 2018

Muy diferente de lo ocurrido con Mamoudou Gassama, a quien el Presidente Macron condecoró por salvar a un niño en un edificio.

Hace unos días les comentábamos de la increíble historia de Mamoudou Gassama, un inmigrante indocumentado de Malí, quien con 22 años salvó a un niño de una caída mortal desde un balcón, para lo que tuvo que escalar cuatro pisos. La historia tuvo un final feliz, ya que Gassama recibió un reconocimiento del propio presidente de Francia, Emmanuel Macron, por su valentía. Además, Macron le entregó papeles de residencia definitiva y un trabajo en los bomberos de París. 

Pero con los días la prensa francesa fue destapando una historia bastante parecida, pero que no terminó de la misma manera. Se trata de Aymen Latrous, un inmigrante de Túnez de 25 años y que en 2015 salvó de un incendio a dos menores junto con dos de sus amigos, con los que iban pasando cerca del lugar. Si bien también le dieron un reconocimiento, a los meses le llegó una orden para abandonar territorio francés (OQTF por sus siglas en francés). Trató de explicar su situación y apelar a la medida, pero fue rechazada. Hoy los medios franceses piden una explicación para tanta diferencia entre los dos casos de héroes indocumentados.

Emmanuel Macron y Mamoudou Gassama / Foto: EFE

El caso de Aymen Latrous

Todo comenzó el 10 de abril del 2015, cuando Aymen y otros dos amigos caminaban por el Valle del Oise, al norte de París. Ahí fue cuando escucharon a un mujer pedir ayuda y gritar por sus hijos. Entraron a la casa de donde provenían los gritos y notaron que la cocina estaba en llamas, Ayman rescató a un bebé de un años y siete meses, su amigo Johnny hizo lo mismo pero con un pequeño de cuatro años, mientras el otro compañero extinguía el fuego. Después los tres jóvenes héroes abandonaron discretamente la escena. “Acababa de llegar a Francia, así que tenía miedo de ser arrestado”, contó Ayman.

La madre terminó buscando a los tres hombres que la ayudaron y que salvaron a sus hijos, la idea era agradecerles personalmente, cosa que consiguió. A cada uno se le entregó una medalla por su valiente actuar, de manos del alcalde de la ciudad. “Estaba feliz con la ceremonia en el ayuntamiento donde me dieron la medalla”, relató Aymen. “Después de explicar mi situación al alcalde me preguntó si quería algo. Le dije que no. Me preguntó si tenía papeles, le respondí que no y prometió que iba a ayudarme”.

Mismo caso, diferente resolución

Los casos son sumamente similares, solo hay una diferencia sustancial entre cada uno de los rescates: el de Aymen no fue grabado, mucho menos difundido y viralizado. En su momento, el tunecino fue condecorado por la prefectura del Valle del Oise, donde también le prometieron ayuda para conseguir sus papeles. Pero a pesar de los intentos del joven y de la prefectura, en enero le negaron poder quedarse en el país. Básicamente, lo contrario que pasó con Gassama, quien ahora es héroe nacional.

“Tenemos dos situaciones que son idénticas, sin embargo, las decisiones judiciales han sido completamente contradictorias”, afirmó la abogada de Aymen, Philippine Parastatis, antes de continuar. “Le pido al presidente que nos reciba para que pueda explicarnos cómo reconocer los actos de valentía. ¿Debemos pensar que salvar a un bebé escalando un edificio es más heroico que enfrentarse a las llamas para salvar a dos niños? ¡Qué mala suerte que no se filmara!”, añadió la abogada.

El caso de Aymen fue resuelto el pasado 30 de enero, donde le dijeron que no le darían los papeles y que debía abandonar el país.

Ayman Latrous

Por suerte, este lunes y después de toda la presión social que lo medios han puesto sobre la mesa por la diferencia en la resolución de los casos, se ha anunciado que se revisará el caso otra vez. Esto se informó mediante un comunicado del prefecto del Valle del Oise, anunciando que “había decidido proseguir con un re-examen de la situación del interesado”, después de que una empresa del departamento se comprometiera a contratar al joven con duración indeterminada y jornada completa.

“Es una solución que es parcialmente satisfactoria. Mi cliente se encuentra todavía en una situación irregular. No tiene permiso de residencia y puede ser detenido en cualquier momento en caso de control”, sostuvo su abogada. “Sigo solicitando que Emannuel Macron nos reciba ya que quisiera que me explique la razón por la cual el acto de Mamoudou Gassama puede ser reconocido con una nacionalización pero que en nuestro caso, no se reconoce el acto de valentía”, añadió, mientras que Aymen declaró que “convertirse en un ciudadano francés sería un honor”.

“Solo quiero trabajar y construir una vida aquí”, afirmó.

Puede interesarte