Por Diego Aspillaga
14 septiembre, 2020

La localidad indonesa de Java llegó a una gran y efectiva solución para motivar a quienes se nieguen a protegerse a sí mismos y a los demás: un par de sesiones en un cementerio enterrando a las víctimas el COVID-19. 

A pesar de la evidente gravedad de la situación, muchas personas aún no respetan las medidas mínimas de protección para evitar contagiarse y seguir esparciendo el coronavirus.

Unsplash

Cientos de miles de muertos, millones de contagiados y países enteros en cuarentena parecen no ser razones suficientes para que algunos se dignen a usar una mascarilla en sus rostros para protegerse a ellos mismos y a los demás.

Para luchar contra este egoísmo, las autoridades alrededor del mundo han tenido que usar particulares castigos que obliguen a las personas a tomar conciencia de la situación, y dentro de estas creativas sanciones la adoptada por Indonesia destaca por su originalidad.

Unsplash

Los funcionarios de la regencia de Gresik, en el este de Java, encontraron una forma creativa de castigar a ocho lugareños que se habían negado a usar una mascarilla, consiguiendo que ayudaran a resolver la escasez de sepultureros y obligándolos a cavar tumbas como sanción por su egoísmo.

Las ocho personas fueron obligadas a cavar tumbas en un cementerio público en la aldea de Ngabetan, y el jefe del distrito de Cerme, Suyono, dijo a Tribun News: “Solo hay tres enterradores disponibles en este momento, así que pensé que podría poner a estas personas a trabajar para ellos.”

Kuncoro Widyo Rumpoko

Suyono agregó: “Con suerte, esto puede crear un efecto disuasorio contra las violaciones”.

A los 8 irresponsables se les asignó cavar las tumbas en grupos de dos, pero no se les obligó a participar en los siguientes servicios funerarios.

El número de casos de coronavirus ha seguido aumentando en Cerme, lo que ha llevado a la aldea a intensificar las medidas preventivas. Esto significa que los residentes que ignoren dichos protocolos estarán sujetos a multas o servicios comunitarios, como excavación de tumbas, publicó LadBible.

Kuncoro Widyo Rumpoko

El jefe de policía de Cerme, Nur Amin, dijo que la policía cooperaría con el ejército para hacer cumplir las medidas, como la dispersión de reuniones públicas.

“Instamos al público a usar máscaras faciales de acuerdo con los protocolos de salud de Covid-19”, afirmó.

Mientras las autoridades siguen luchando por contener al temido coronavirus, esta localidad indonesia llegó a una gran y efectiva solución para motivar a quienes se nieguen a protegerse a sí mismos y a los demás: un par de sesiones en un cementerio enterrando a las víctimas el COVID-19 debería motivarlos a preocuparse de la enfermedad.

Puede interesarte