Por Felipe Costa
5 enero, 2021

La sanción implica inyectar una solución que reduzca los niveles de testosterona en los violadores.

Hace unas semanas atrás te contamos la noticia de que en Pakistán habían aprobado la ley de castración química a los todos aquellos que sean culpables de delitos de abuso sexual infantil. Pues resulta que no es el único país en tomar esta iniciativa, ya que Indonesia ha decidido aprobar una ley similar para delitos de la misma índole.

PA

Lo que busca la promulgación de esta ley, es aprobar la práctica de castración química, lo que implica aplicar una inyección que reduce los niveles de testosterona, como una forma de reducir los impulsos sexuales. Este castigo se aprobó por primera vez en 2016, cuando un caso de violación infantil conmocionó a toda Indonesia, desde entonces ha sido una especie de ejemplo.

El presidente Joko Wikodo firmó las pautas a principios de diciembre, dándole la capacidad a los expertos a aplicar el castigo a todos aquellos culpables de violar menores.

The International Herald Tribune

Sin embargo hay una parte de la comunidad médica y activistas de derechos humanos que discrepan de estas prácticas, e incluso han trabajado por anular dicha sanción. Amnistía Internacional ya sacó un comunicado rechazando la promulgación en Indonesia.

“El abuso sexual de niños es indescriptiblemente horrible. Pero someter a los delincuentes a la castración química o ejecuciones no es justicia, es agregar una crueldad a otra”.

–Papang Hidayat en Amnistía Internacional

Del mismo modo, organismos como la Comisión Nacional de Violencia contra la Mujer, aseguran que estas no son medidas que logren reducir la violación en menores, puesto que estas se dan en ambientes de relaciones desequilibradas de poder y “controlar las hormonas de los hombres no acabará con la violencia sexual”.

Diva Marha

Pese a que desde 2016 ha estado estipulado el castigo, solo dos personas han sido condenadas, pero no había un lugar en el país donde aplicarlo y hasta el momento ningún médico ha estado dispuesto a realizar el procedimiento, al haber conflicto con la ética profesional.

Pixabay

Hoy indonesia se enfrenta a una encrucijada en que las normas aplicadas a la sociedad se contraponen con los pensamientos de una parte importante de la comunidad. Solución que solo la dará el tiempo.

Puede interesarte