Las cámaras de seguridad del recinto captaron la explosión que detonó la tragedia. ¿Dónde está la seguridad del lugar?

El domingo en Kemerovo, Rusia empezaban los días feriados y varios decidieron ir al centro comercial para divertirse en “Winter Cherry”. Mientras los niños saltaban en los trampolines o veían una película en la sala de cine, los padres se encontraban en un café en el piso de abajo, o iban a jugar a los bolos. Nadie se imaginó que ese día se transformaría en una pesadilla que pocos pudieron despertar.

La ciudad de Kemerovo está de luto. Una enorme tragedia le quitó la vida a más de 64 personas en un centro comercial de la localidad minera de Siberia occidental, mientras disfrutaban de la tarde del domingo. Lo más probable es que las víctimas fatales aumenten, porque el techo del lugar se derrumbó y ha sido difícil que el equipo de rescate ingrese al edificio carbonizado.

EPA

Por más de 6 horas el equipo de bomberos intentó controlar el fuego que dejó devastado el centro comercial de 1.500 metros cuadrados. Debido a la desesperación de las personas en su interior, muchos decidieron saltar desde 2 o 3 metros de altura para evitar las llamas, como es el caso de un niño de 11 años y otro de 18 que están en extrema gravedad internos en el hospital.

Veronika Skvortsova, la ministra de salud del país, declaró a medios locales que once personas fueron hospitalizadas y están estables, pero que muchos perdieron a sus familias.

La policía ya comenzó con el interrogatorio de algunas personas sobre el caso.

¿Y la seguridad de estos recintos públicos?

AFP

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, conversó con la prensa desde Kemerovo y atribuyó la tragedia a una negligencia del lugar.

“Hablamos de demografía y perdemos a tanta gente. ¿Debido a qué? Por negligencia criminal, por descuido”.

-Vladimir Putin a AFP

Las autoridades rusas denunciaron que el centro comercial no respetaba las normas de seguridad del lugar tras el incendio. En su demanda destacaron que las salidas de emergencias estaban cerradas y que la alarma de incendio no funcionó. 

BBC

Este incendio es uno de los más mortíferos ocurridos en los últimos diez años en Rusia, pero no es el único de esta categoría:

El 5 de diciembre de 2009 murieron 156 personas en un incendio provocado por fuegos artificiales en una discoteca en Perm, en los Urales.

El 21 de marzo de ese mismo año, 63 personas fallecieron en el incendio de una residencia de ancianos en Kamychevatskaia, al sur de Rusia.

¿Y dónde están las fiscalizaciones de las autoridades antes de la tragedia?

Este tipo de hechos nos llama a fiscalizar de mejor forma los espacios públicos donde transitan las personas diariamente.

No debe ocurrir una tragedia como esta para que las autoridades enciendan la alerta. Es necesario que los responsables fiscalicen constantemente estos lugares para evitar que un descuido termine con la vida de tantas personas. 

¿Qué opinas tú?

 

Puede interesarte