Menos mal que estamos en pleno siglo XXI…

La inestabilidad política y económica que puedan tener los países siempre hará que las personas busquen mejores lugares donde vivir y desarrollarse. Tal como sucede en el continente africano, donde miles de personas intentan migrar hacia Europa para encontrar más oportunidades.

El problema es que luego de la guerra en Libia, el país quedó convertido en un “infierno” para muchos, donde todos andan armados, incluso los niños. Y como parte de las rutas para migrar están ubicadas allí, muchos son asaltados e incluso vendidos como esclavos.

¿Qué? Sí, tal como lo lees.

OIM

De acuerdo a un reportaje de El País, cada vez más inmigrantes están siendo vendidos como esclavos en mercados de Libia mientras intentan cruzar hacia Europa, en pleno siglo XXI, información que coincide con el reciente informe publicado por la OIM, agencia dependiente de Naciones Unidas, en el que aseguran que en ese país existen, desde hace meses, mercados de esclavos donde los migrantes son vendidos para ser utilizados como mano de obra, como sirvientes, o como esclavos sexuales.

Según se detalla, serían engañados o abordados en sus intentos por salir del continente y los tendrían encerrados para trabajar sin salario y sometidos a precarias condiciones.

“El hombre nos encerró en un sótano. Las ventanas eran muy pequeñas y daban al suelo de arena. Había unas alfombras para que durmiéramos. El hombre solo nos dijo una cosa: ‘Sobrevivir es lo mejor que podéis conseguir desde ahora’“, contó Adam Souleyman, una de las víctimas que logró escapar.

En tanto, Nasser Abdul Kader, aseguró que “Para trabajar nos ataban con una cadena de dos metros, por las muñecas. Solo nos la quitaban para dormir”.

Youtube @El Pais

Y las mujeres suelen correr otro tipo de destino. Suelen ser reclutadas para el comercio sexual sin ningún tipo de piedad.

Al menos así lo recordó Marian, una chica de 26 años que tuvo la mala fortuna de cruzarse con los hombres incorrectos y debió ejercer de prostituta durante 7 meses.

“Una mujer nos explicó la situación al grupo de chicas que estábamos en el sótano. Nos dijo que, si queríamos volver a ser libres, necesitábamos pagar una cantidad y que la única manera de lograrla era siendo prostitutas en ese sótano”. Y aunque se negó y prefirió que la golpearan, luego no pudo aguantar más dolor “Pero hay un momento en que ya no quieres que te peguen más” recordó la chica.

Alfons Rodríguez

Si bien hay varios migrantes que han logrado escapar de la esclavitud, aún se estima que hay unos 330.000 bloqueados en Libia, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Y el mayor problema es que aunque existen denuncias y testimonios al respecto, “la comunidad Internacional, sin embargo, no parece estar haciendo demasiado sobre el terreno para terminar con una pesadilla propia de otro siglo”, según aseguró El País.

Puede interesarte