Por Diego Cid
15 junio, 2017

Las autoridades no le llevarán ante la justicia por su error.

Eran las 4 p.m. del lunes 12 de junio cuando los gemelos Carter se percataron de la presencia de una serpiente en un drenaje cerca de su casa, en Houston, Texas, Estados Unidos. Sin pensarlo dos veces y conociendo el riesgo que implicaba si se acercaba a su hogar, decidieron ir por un par de fusiles para darle caza.

El arma, de calibre 22, estaba destinada a eliminar al animal que aún permanecía en el mismo lugar. Cuando uno de ellos le apuntó, su hermano se interpuso en el camino sin querer.

El arma se accionó y Kollsen Carter cayó inerte. El disparo había dado sobre su oreja derecha.

Facebook

Su hermano se apuró en llamar al 911 y un oficial del Sheriff se presentó en la escena para realizar una maniobra de reanimación mientras llegaban los paramédicos. Entonces le llevaron al Hospital Memorial Hermann en Houston.

Tenían esperanzas de que lograse sobrevivir y se realizó una vigilia por él durante el martes.

“Son los rayos de sol más grandes que existen, ambos”.

Jessi Farmer, profesora de uno de los gemelos en la Escuela Secundaria Central.

KPRC

Sin embargo, falleció en la madrugada del miércoles debido a la gravedad de sus heridas. Su padre ya había fallecido en 2015.

“Estas armas fueron dejadas sin supervisión en el hogar. Debiese existir un entrenamiento apropiado para su manipulación. Ellos tenían 14 años, lo suficientemente grandes como para que se les enseñe a manejarlas con seguridad, lo que se debe y lo que no se debe hacer. Por ejemplo, nunca ponerse delante de una como lo hicieron ese día. Fue un acto desconsiderado que terminó en tragedia”.

Capitán Ken DeFoor en entrevista para ABC13.

Facebook

El incidente ha sido considerado como muy trágico para las autoridades. Respecto a eso, no han considerado presentar cargos contra su hermano gemelo por asesinato, conscientes de que ha sido un lamentable accidente.

Te puede interesar