Por Constanza Suárez
6 febrero, 2019

Quitan escombros y ordenan lugares concurridos, pero también olvidados. «Permitimos a estas personas que realicen una actividad que sea útil para su reinserción en la sociedad”, dijo la alcaldesa de Roma.

A doscientos metros del Coliseo, donde antiguamente hombres batallaron contra animales salvajes, por estos días algunos reclusos locales se enfrentan a una tarea bastante diferente: limpiar la basura.

En marzo del año pasado, catorce de los primeros prisioneros comenzaron a trabajar en el parque de Oppian Hill en Roma, usando rastrillos y palas para recoger la basura y poniéndolas en bolsas de plástico negras.

La iniciativa, organizada por el ayuntamiento de Roma, beneficia a los parques y jardines de toda la zona, con la participación eventual de 100 prisioneros. El proyecto incluye también lugares como Villa Sciarra, un parque elegante y bordeado de palmeras en la colina Janiculum que ha sido gravemente dañado por vandalismo y abandono, y Piazza Vittorio, una plaza en el centro de la ciudad que también se ha visto mejor.

AFP

Los presos también tendrán como misión hacerse cargo de las carreteras en Roma y su lamentable estado. Repararán algunos de los baches de las calles.

El novedoso plan se extiende por otras ciudades también, como Milán, Palermo y Nápoles.

«Estos son tipos que han cometido delitos relativamente leves, en gran parte como resultado de las circunstancias económicas en las que se encuentran: robos y robos y tráfico de drogas», dijo el inspector jefe Vincenzo Lo Cascio, del servicio de prisiones a The Telegraph.

AFP

“No hay presos con condena perpetua o mafiosos. Las investigaciones muestran que si los prisioneros participan en este tipo de trabajo, el 85% no regresa a una vida delictiva cuando son liberados. Para aquellos que no tienen esta oportunidad, la tasa de reincidencia es muy alta, alrededor del 70 por ciento», agregó sobre quienes forman parte de la iniciativa.

Los parques y jardines de Roma están en un evidente estado de abandono, con bancos rotos, maleza y arbustos crecidos, caminos en un estado lamentable y basura esparcida por todas partes.

Además sistemáticos recortes presupuestarios y la privatización han provocado una disminución dramática en el número de jardineros empleados por el ayuntamiento, por lo que esta medida ayuda a los presos en su reinserción, como a la ciudad y comunidad italiana.

AFP


La alcaldesa de Roma, Virgina Raggi, ha defendido el plan de usar a los presos para mantener la ciudad limpia: “El programa es fundamental tanto para los detenidos como para la ciudad. Permitimos a estas personas que realicen una actividad que sea útil para su reinserción en la sociedad”, dijo a medios de comunicación locales.

Puede interesarte