Por Alejandro Basulto
28 septiembre, 2020

En un principio, su objetivo anterior era cumplir esa meta el año 2035, pero asegura que ha avanzado más de lo esperado.

Si hay un país y un gobierno que ha destacado durante la pandemia del COVID-19 y la lucha contra esta, ha sido Nueva Zelanda y el poder ejecutivo liderado por la Primera Ministra Jacinda Ardern. País con más de 5 millones de habitantes que durante esta crisis sanitaria solo ha acumulado poco más de 1.800 personas contagiadas y no más de 30 víctimas fatales producto del coronavirus. La implementación temprana de medidas tales como el cierre de fronteras, el uso de mascarillas y tanto el distanciamiento como también el aislamiento social, han permitido que esta nación lamente pocos enfermos y fallecidos.

Hagen Hopkins / Getty Images

Situación que entre otras cosas, ha posicionado a la feminista socialdemócrata, Jacinda Ardern, como uno de los grandes liderazgos mundiales de la actualidad. Quien además de destacar por su manejo de la crisis ocasionada por el COVID-19, también se ha hecho muy conocida por su enfoque ecológico al momento de gobernar y buscar el crecimiento para su país. De hecho, para su elección anterior, la meta era pasar al 100% de generación de energía renovable para fines del 2035. Y en la actualidad, según el gobierno de Nueva Zelanda, el 84% de la producción de energía es limpia y sustentable.

@jacindaardern / Instagram

“La recuperación económica de COVID-19 representa una oportunidad única en una generación para remodelar el sistema energético de Nueva Zelanda para que sea más renovable, más rápido, asequible y seguro”

– dijo Jacinda Ardern el jueves, según consignó Daily Mail.

“Pararemos las actividades que aumentan nuestras emisiones, por ejemplo, prohibiendo la generación de nueva carga de base térmica y promoviendo el desarrollo de energías limpias (…) Nuestro plan de energía limpia y menores emisiones de carbono nos ayudará a aprovechar las oportunidades económicas de ser el país limpio y verde que los neozelandeses nos consideran y en el que podemos comercializarnos”

– agregó Megan Woods, ministra de Energía.

@jacindaardern / Instagram

A pesar de que hoy en día tienen una producción energética considerablemente alta proveniente de fuentes renovables, sigue pendiente el reto de superar el uso del petróleo y del carbón importado. Ante lo que la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció que se asignarían 70 millones de dólares extras a un proyecto hidroeléctrico que es respaldado por la comisión de cambio climático y que se está construyendo en el lago Onslow, cerca de Alexandra en la Isla Sur. Lo que se suma a las inversiones en proyectos de “hidrógeno verde” y la aceleración del aumento de la flota de vehículos eléctricos en el país.

Xinhua / AP

De esta manera, Jacinda ha prometido que si es reelegida en las elecciones de octubre, pondrá fin a toda la producción de energía no renovable en Nueva Zelanda en el año 2030. La meta es convertirse para finales de esta década en una de las pocas naciones con electricidad 100% limpia y sustentable. Objetivo ecológico, que se suma también al anuncio de un nuevo día festivo para el Matariki, que es el Año Nuevo maorí.

Puede interesarte