Por Cristofer García
22 julio, 2020

Una jueza en Míchigan determinó que la joven violó su libertad condicional al negarse a hacer sus tareas. En septiembre sabrán si puede volver a casa.

Grace es una joven afroamericana de 15 años del condado de Oakland, en Míchigan, Estados Unidos, que ha sido encarcelada por negarse a realizar sus tareas en medio de la cuarentena. Esta decisión del juez ha causado un gran revuelo e indignación de una comunidad que exige su liberación.

Ella permanece desde mayo de este año recluida en un centro correccional juvenil, luego de que un juez ordenara su detención debido a una presunta violación de su libertad condicional al negarse a realizar sus actividades académicas desde casa, todo esto luego de que las escuelas cerraran por la pandemia de COVID-19.

Detroit Free Press

Según reseñó Míchigan Radio, la jueza Mary Ellen Brennan afirmó que Grace cuenta con antecedentes de agredir a su madre violentamente desde 2016, particularmente cuando se le niega el acceso a la televisión y redes sociales. Además, la joven también ha estado involucrada en el delito de robo menor, según su historial.

Aunque su madre se encuentra entre quienes reclaman la libertad de la joven, fue ella quien denunció el hecho de que Grace se negaba a cumplir sus tareas. Eso fue suficiente para que la jueza decidiera privarla de su libertad.

Detroit Free Press

Por un último incidente de violencia doméstica de Grace contra su madre, la menor de edad terminó privada de libertad hasta abril de este año, cuando le otorgaron libertad condicional. Sin embargo, solo duró un mes en esa condición hasta ser trasladada a un correccional de menores.

La jueza argumentó que, al no cumplir con sus obligaciones, violó su libertad condicional en un acumulado de errores que se suman en su historial. Ahora Grace está en un en un programa de tratamiento residencial.

Detroit Free Press

«Ella es una amenaza de daño en nuestras circunstancias actuales sin el tratamiento de salud mental que necesita, y sin intervenciones para poder controlarse. No hay duda en mi mente, si tuviera que aceptar la solicitud de dejarla en casa hoy, estaría cometiendo un error, y le estaría haciendo un mal servicio», dijo la jueza Brennan, de acuerdo a Míchigan Radio.

No obstante, la joven argumentó, de forma llorosa y pausada, que no había presentado ningún altercado violento desde el último que tuvo con su madre en noviembre de 2019. Ella afirmó que ha mejorado y que trasladarla solo retrasaría sus avances educativos.

Detroit Free Press

«Mi madre quería obtener ayuda en otro lugar que no fuera el sistema judicial, y no estoy bien emocionalmente. Para ser honesta, he aprendido más sobre mi madre y mi relación en los últimos dos meses que en toda mi vida. Pero sé que si me fuera a casa, saldría con una perspectiva diferente de la vida, y sé que también saldría con una nueva paciencia», comentó Grace.

A pesar de que Grace padece de trastorno por déficit de atención con hiperactividad, lo cual podría haberle dificultado los estudios en línea, Brennan decidió que era la mejor para ella y su comunidad. No obstante, esto ha causado indignación en muchas personas.

Reuters

La comunidad afroamericana se ha sumado a denunciar esta situación que consideran injusta y que califican como otro acto de abuso contra este colectivo, que se ha levantado en masivas protestas en Estados Unidos por igualdad de derechos.

Reuters

La joven estará en esa condición al menos hasta septiembre, fecha que fijó Brennan para la audiencia para volver a tratar el caso y determinar si puede regresar a casa.

Puede interesarte