Por Alejandro Basulto
22 julio, 2020

Actualmente disfruta de su fama, además de haber conocido a otras personas como él. Su meta es convertirse en un gran carpintero.

Jannik Könecke a sus 19 años se ha convertido en toda una personalidad en Alemania. Tras haber sido víctima de bullying durante su estancia como estudiante secundario, hoy destaca como uno de los adolescentes más altos de sus país. Hace un par de semanas, en la localidad de Lohnde, cerca de la ciudad de Hannover, donde reside, su orgullosa madre y una vecina lo midieron, obteniendo la impresionante cifra de 2,24 metros de altura. Medida que puede seguir aumentando, porque en términos médicos y de su desarrollo, todavía le quedan unos pocos años para seguir creciendo.

DPA

Holger Schnieder, presidente del club de personas altas, conoce a varias personas como Jannik. De hecho, actualmente sabe de dos hombres alemanes que miden 2,22 y 2,23 metros respectivamente, y además de que cada vez son más los jóvenes que superan los dos metros de altura. A los que recibe en su organización, ya que sabe muy bien que todos han sufrido de bullying por parte de sus compañeros en la etapa escolar, siendo esta la peor época, hasta la secundaria. Y bien lo sabe Holger, quien a sus 49 años mide 2 metros y a pesar de todas las burlas que sufrió, es feliz con su estatura.

Lo mismo ocurre con Jannik, a quien sus compañeros lo trataban de «bebé gigante», pero a él no le importó. Y ha seguido adelante con su vida, enorgulleciéndole aún más su estatura tras haber hallado una escuela de manejo con una furgoneta diseñada para sus necesidades. Cada vez el mundo se le vuelve más ameno, ya que antes, los volantes de carros comunes se le quedaban atascados en sus rodillas y se le hacía imposible manejar los pedales.

DPA

“Es una gran sensación poder obtener la licencia de conducir. Lo que he querido durante años finalmente se está haciendo realidad (…) ¿Quién les otorga a los demás el derecho a juzgarme? (…) Nunca he deseado ser bajo»

– dijo el joven Jannik Könecke, según consigna DPA.

Este adolescente alemán está cerca de cumplir los 20 años en agosto y recién logró terminar la secundaria, tras abandonarla durante un tiempo momentáneo. Hoy quiere cumplir sus sueños, por lo que se encuentra en búsqueda de un lugar para aprender un oficio. Y no cualquiera, porque él hace mucho tiempo ha anhelado convertirse en carpintero y construir stands de exposición.

DPA

Metas que no estarían cerca de cumplirse, sino fuera por su madre, quien lo crió sola, teniendo que aprender a coser para alargar sus camisetas y pantalones. Jannik tiene muchos anhelos, debido a que también quiere subir por fin a una montaña rusa y practicar fútbol, lo que no pudo hacer antes debido a su tamaño.

Puede interesarte