Por Catalina Yob
2 agosto, 2017

Lo que parecía una oportunidad caída del cielo, terminó convirtiéndose en una indecente y repudiable propuesta.

Erin Clark, una estudiante de leyes de la Universidad de Edimburgo, fue objeto de una repugnante y excéntrica oferta por parte de un hombre de origen francés, quien la contactó a raíz de su aviso. Debido a un curso de políticas públicas que se imparte en París, la joven de 19 años debe mudarse por un par de meses a la capital de Francia.

A pesar de que la búsqueda comenzó de forma anticipada, Erin no logró encontrar lugar que se adaptara a sus condiciones y al presupuesto que pretende gastar en al apartamento. Los nervios aumentaban a medida que se acercaba el gran día para mudarse, hasta que de un minuto a otro un hombre, identificado como Francisco, la contactó a través de Facebook para informarle que el cuarto que estaba arrendando estaba libre. 

Deadline News

A través de un mensaje, Francisco le explicó los detalles del lugar y que a pesar de que existía sólo una habitación, ésta contenía dos camas, por lo que no existiría inconveniente alguno. En un inicio Clark se sintió totalmente atraída por la propuesta, sin embargo su percepción fue cambiando a medida que avanzada la conversación.

Además del hecho que dormirían juntos, situación que incomodó profundamente a la joven, Francisco estableció que existía una posibilidad de ofrecerle el cuarto gratis. Ante tal extraña aseveración, la estudiante de leyes comenzó a entender lo que se trataba aquella oferta.

Erin Clark

-«Hola, ¿aún estás buscando un cuarto para alquilar?».

-«Sí, ¿estás buscando u ofreciendo?».

-«Estoy ofreciendo».

-«Increíble, ¿cuáles son los detalles del lugar? Mi búsqueda no está yendo muy bien… hahaha».

-«Es un lugar grande con dos camas, una cocina, un baño, un clóset grande y un balcón. Es un gran estudio pero busco compartirlo. Hay dos camas…».

 

Erin Clark

-«Ya veo. ¿Tienes fotografías del lugar? No entiendo, ¿tu también vivirás allí o sólo estás buscando que alguien lo arriende? Estaré en París desde el 8 al 10 si es que estás disponible».

-«Viviré allí también. Sí, tengo algunas fotografías. Pero déjame explicarte las condiciones. Me gusta ser sometido y tengo un fetiche con los pies, así que el alquiler sería gratis en términos de dinero, pero estoy pidiendo dos servicios, lamer algunas veces tus pies. Y la segunda es que yo usaré un dispositivo de castidad y tu tendrás la llave, para que tengas claro que no ando en busca de sexo. ¿Estás interesada? ¿Estás de acuerdo con las condiciones?».

 

Tras quedar completamente muda ante tan repugnante oferta, la chica de 19 años decidió compartir su experiencia a través de su cuenta personal de Twitter, en donde más de 5.000 personas lo han compartido. La mayoría de los usuarios han sido atraídos por la historia a raíz del intrépido y pervertido hombre, quien no pensó dos veces antes de hacer este tipo de ofrecimiento a una mujer que no conocía.

Puede interesarte