Por Josefina Pizarro
13 Julio, 2017

Todo por un brownie…

Uno siempre, de la manera que sea, intentará hacer las cosas bien. A veces nace desde lo más profundo del corazón, como lo hizo este joven cajero al darle un postre pagado de su sueldo a un policía, pero no todos lo vieron con buenos ojos y se quejaron, incluso tildandolo de “racista”. Una historia que remece a Texas, donde la buena voluntad de un chico casi le cuesta su trabajo. Simplemente terrible.

Zachary Randolph, de 18 años, es cajero en “Great American Cookies”  en Texas, pero su empleo estuvo en peligro por unos días después de un dar una pequeña muestra de generosidad.

FOX 26

Hace una semana, un oficial de policía llegó a la tienda y pidió un brownie, con una compra de $2.75 dólares. Randolph se ofreció a pagar por el postre del oficial con su propio dinero, agradeciéndole su labor. El hombre uniformado le dio las gracias y se alejó.

Pero la pareja que le seguía en la línea no consideró esto como un acto de bondad, lo que metió a Randolph en enormes problemas. Cuando llegaron al mostrador, le preguntaron si también él pagaría por los de ellos.

FOX 26

En un mensaje, ahora viral en Facebook, la madre de Randolph, Tami,  dijo que el trabajo de su hijo estaba amenazado, ya que lo acusaron de ser “racista”:

“Mi hijo respondió ‘lo siento, compré su brownie porque estaba usando una insignia’, entonces el cliente comenzó a atacarlo verbalmente, llamando a mi hijo racista, y amenazó con golpearlo. Su esposa amenazó con volver allí y darle una bofetada. El hombre de mediana edad sentó a su hija y trató de ir detrás del mostrador para atacarlo Afortunadamente su compañero de trabajo intervino y no pasó a mayores, pero el hombre le dijo: “haré que te despidan”.

Sí, todo esto por un brownie. Ahora, si lo piensas, imagina ves que a un oficial le dan uno gratis, mientras tú tienes que pagar. ¿Qué harías en esa situación?

FOX 26

Al día siguiente Randolph fue convocado a una reunión con su supervisor y supervisor superior. Mientras que la alta gerencia quería despedirlo por el incidente, el gerente del local dijo que no lo haría, ya que era un buen trabajador.

FOX 26

Le hicieron una advertencia  a Randolph y lo suspendieron una semana. Aunque claro, no todos estaban de acuerdo, menos aún Zachary.

“Muchas personas que conozco de mi edad no apoyan a los agentes de policía. No creo que sea justo” dijo a medios locales.

Pero las cosas cambiaron. A medida que la historia tuvo más tensión los ejecutivos revirtieron la decisión, ¡incluso se disculparon!

“En nombre de ‘Great American Cookies’, le debemos una disculpa al empleado. Nunca fue un problema que comprara un brownie para un oficial de policía, sino más bien los eventos que se desarrollaron con otro cliente después. Sin embargo, después de una revisión más profunda, nos damos cuenta de que el empleado estaba en su derecho y llegamos a él ya su madre para emitir una disculpa. La acción correctiva y la suspensión se revirtió de inmediato y esperamos conectar con él hoy”.

Gracias a las redes sociales todo terminó bien y el chico recuperó su preciado trabajo.

Pero vaya embrollo en el que se metió. Al menos todo salió bien al final.

Te puede interesar