Por Monserrat Fuentes
3 octubre, 2017

Tiene 23 años y no tiene familia, ahora merodea las calles de su ciudad en busca de un techo.

Una estremecedora confesión hizo un joven de 23 años con autismo, el muchacho pide que lo ayuden a mejorar su situación y le permitan volver a la cárcel, lugar donde fue dejado en libertad condicional luego de protagonizar un incidente con cuchillos que lo dejó tras las rejas.

Su nombre es Bradley Grimes, padece de autismo y durante el último se ha encontrado merodeando por la ciudad de Teesside en Inglaterra. Bradley no tiene hogar, se encuentra en situación de calle.

PEXELS/Imagen de referencia

Por eso, sueña con volver a la cárcel, ya que por lo mejor allí tiene un techo que lo abrigue.

Grimes creció viviendo en distintos hogares de acogida, estuvo yendo de un lugar en otro desde los 7 años de edad y, según reporta Metro,  ha pasado los últimos seis meses vagando por las calles del sector de Middlesbrough.

Un día antes de su cumpleaños le pidió a su abogado defensor que por favor eliminara su sentencia de libertad condicional y que lo enviaran a la cárcel para al menos pasar su cumpleaños en un lugar cálido.

PEXELS/Imagen de referencia

Aisha Wadoodi, su defensora, le pidió al juez que activara la suspensión de la sentencia para que el muchacho pueda ser enviado a prisión ya que se encuentra en una situación extrema.

Puede interesarte