Por Catalina Yob
28 mayo, 2018

Claudia Gómez fue asesinada en Texas por un policía pese a no portar armas, ni cometer un delito. Testigos aseguran que la policía está manipulando los hechos para su beneficio.

“¡¿Por qué le tiró a la muchacha?! ¡La mataste! ¡Mató a la muchacha! ¡Allá está la muchacha, está muerta!”, grita Marta Martínez, quien al escuchar los balazos a las afueras de su hogar, salió a la calle y descubrió que segundos antes un policía de control fronterizo había asesinado a quemarropa a una joven de origen guatemalteco. De acuerdo a su versión de los hechos, quien fue identificada como Claudia Gómez corrió, junto a un grupo de inmigrantes, de los policías, razón por la cual un oficial le habría disparado fatalmente en la cabeza.

La mujer de 20 años fue asesinada cerca de Nuevo Laredo, en Texas, pese a no poseer armas, ni levantar sospechas sobre la comisión de un delito. Según la declaración de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, la mujer se encontraba junto a un grupo de inmigrantes, quienes atacaron a personal policial tras notar que estaban realizando un control de identidad. La muerte de Claudia Gómez fue catalogada como un “incidente” por parte de personal uniformado, el cual aseguró que sólo abrió fuego para espantar a los indocumentados.

Posted by Marta V Martinez on Wednesday, May 23, 2018

Los testigos que presenciaron el crimen que ocurrió a plena luz del día, aseguraron a los medios de comunicación que llegaron hasta el lugar de los hechos, que las personas involucradas sólo intentaban esconderse y que el ataque descrito por la policía no ocurrió.

“La migración la mató, mi hija no fue a robar nada”

Horas después del siniestro, la víctima fue identificada como Claudia Patricia Gomez Gonzalez, quien había llegado a la frontera de Estados Unidos el mismo día tras viajar 2.400 kilómetros. Dos semanas antes de su muerte, abandonó su hogar ubicado en la comunidad indígena de San Juan Ostuncalco, en Guatemala, en busca de oportunidades.

Claudia Patricia Gomez Gonzalez
Claudia Patricia Gomez Gonzalez

De acuerdo a la información entregada por la cadena de televisión “Guatevisión”, Gómez era la mayor de tres hijas y migró hacia Estados Unidos “por necesidad”. Pese a sus esfuerzos por salir adelante, la joven no logró hallar un trabajo y a raíz de la delicada situación económica de su familia, no tuvo la posibilidad de ingresar a la universidad.

“Hace 15 días salió de la casa. ‘Mamita vamos a salir adelante, voy a ganarme mi dinero, es por necesidad’… somos pobres, no hay trabajo aquí, por eso se fue mi hija pero lastimosamente la mataron. La migración la mató, mi hija no fue a robar nada”, declaró su madre Lidia González, quien hoy exige que los restos de su hija sean repatriados lo antes posible.

El gobierno de Guatemala, a través de un comunicado exteriorizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, repudió la agresión que le quitó la vida a una joven de an sólo 20 años y exigió a las autoridades estadounidenses llevar a cabo una investigación imparcial que logre determinar culpables. Actualmente, la cancillería de Guatemala en Estados Unidos se encuentra a la espera de la información necesaria para realizar las gestiones que convoquen la repatriación del cuerpo.

“Guatemala lamenta cualquier hecho de violencia y el exceso en el uso de la fuerza de la patrulla fronteriza”.

Cambios en el comunicado oficial de la policía

Las primeras informaciones que emergieron sobre el inexplicable asesinato que tuvo lugar en Texas, provinieron desde el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, cuyo comunicado oficial determinó que el agente involucrado estaba monitoreando “actividad ilegal” en el desagüe de una calle residencial, cuando un grupo de inmigrantes indocumentados lo atacó con “objetos cortantes”. 

Versión que presentó incongruencias con la historia que relataron los vecinos del lugar y aquellos que fueron testigos del abuso de poder por parte de los agentes fronterizos. Éstos manifestaron que el grupo de inmigrantes, mayoritariamente proveniente de Guatemala y México, intentaron esquivar el control de detención y huyeron al detectar presencia policial. Fue allí cuando uno de los uniformados disparó, impactando fatalmente a Gómez en la cabeza, quien fue catalogada como “uno de los agresores”.

BBC

Cuarenta y ocho horas después del asesinato, el sitio web de la entidad alteró el comunicado, hecho que sólo logro avivar la polémica en torno a la policía estadounidense, la cual hoy se encuentra en el ojo del huracán a nivel mundial. La actualización esgrimía que el agente involucrado posee 15 años de experiencia y que fue él quien “ordenó a las personas a tirarse al suelo pero ellos ignoraron sus órdenes y corrieron hacia él”.

La frase que manifestaba que el agente disparó “hiriendo fatalmente a uno de los agresores”, fue cambiada por “dando contra un miembro del grupo”. A raíz de esto, la revuelta social sólo se ha exacerbado por medio de redes sociales, en donde personas de todo el mundo acusan la desmesurada guerra que está llevando a cabo el gobierno de Estados Unidos en contra del proceso de inmigración, el cual sigue sumando víctimas.

Puede interesarte