Por Alejandro Basulto
9 febrero, 2021

Sharon Beverly gastó 130.000 chelines kenianos (1.185 dólares) para hacer realidad la promesa que le hizo a su madre años antes. Se comprometió a darle un hogar propio, y lo cumplió.

Hace varios años, la modelo keniana, Sharon Beverly, quien reside en la capital Nairobi, se comprometió a hacer feliz a su mamá de una manera en que ella nunca lo pudiera olvidar. Su madre era la persona a quien le debía todo lo que era, incluyendo sus estudios en la Universidad de Kenyatta. Fue ella quien le dio las herramientas para convertirse en la exitosa mujer que es hoy en día. Una joven, que con el apoyo de su mamá y su propio esfuerzo, hoy vive de manera independiente y plena gracia a su propio trabajo.

Sharon Beverly / Facebook

Pero su madre, la mujer que le dio la vida, la que la vio nacer y le ayudó como también acompañó durante todo su crecimiento como persona y profesional, no tenía los ingresos para tener una vivienda a su nombre. Fue por ello, que Sharon Beverly le prometió que algún día le daría una casa, donde ella podría vivir y adornarla como ella quisiera.

Su propio hogar, el deseo de muchos habitantes de su país y del mundo.

Sharon Beverly / Facebook

Aunque, construir una casa no era sencillo. Por muy humilde que se quiera que sea la vivienda, es decir, lo suficientemente cómoda y grande para vivir dignamente en ella, y que no sea tan cara para que su adquisición y habitar en ella no se vuelva un gran sacrificio para los bolsillos de Sharon y de su propia madre, su fabricación era un considerable reto. Sin olvidar, que había otra preocupación que no dejaba dormir tranquila a esta modelo keniana, y era el hecho de que la casa donde viviría su mamá también tenía que ser segura. El clima en África pueden llegar a ser realmente extremo, por lo que se necesitaba una vivienda que le diera seguridad ante los más difíciles panoramas.

Fue entonces, cuando a través de páginas en Facebook, como African Full Facts y Sula Flexible Official, dio a conocer que había dado con el material ideal para la construcción de la casa de su madre: el adobe.

Uno seguro y económico, ya que además de ser resistente hasta ante terremotos, también es muy barato, costándole a Sharon Beverly 130.000 chelines kenianos (1.185 dólares) la construcción del hogar de quien le dio la vida. Hoy solo le falta enyesarla y pintarla para que esté completamente lista.

Sharon Beverly / Facebook

Cualquier esfuerzo por nuestras madres, vale la pena.

Puede interesarte