Por Augusto Catoia
23 enero, 2019

En un simple momento de vacaciones en Australia, Anneka Bading registró accidentalmente algo desesperador.

Lo que parecía ser un video más, de miles de turistas que visitan anualmente una de las cascadas más populares de Australia, resultó siendo mucho más que eso… Y captó algo realmente tenebroso. Anneka Bading pensó que simplemente registraría un bello momento, pero terminó por grabar un instante de desesperación.

Equipada con una cámara GoPro, la joven comenzó a grabarse a sí misma y a una amiga en la MacKenzie Falls, de Melbourne, y todo parecía muy tranquilo y bello…

AAPIMAGE

… cuando, de pronto, la cámara captó el exacto momento en el cual un hombre taiwanés, de 28 años, se ahogaba a lo lejos, en un sector cercano a las caídas de agua del recinto, ubicado en el Grampians National Park.

Varios hombres estaban alrededor del afectado, intentando salvarlo desesperadamente. Pero él estaba atrapado, y sólo después de un tiempo ellas notaron que algo pasaba.

Anneka Bading

“No teníamos idea de qué estaba pasando. Pensamos que algún animal estaba en el agua. No lográbamos entender qué estaba pasando, y ellos seguían gritando y apuntando al agua“, relató Bading al diario Daily Mail.

Ella y su amiga sólo se percataron de la situación alarmante cuando una amiga del afectado sacó un palo de selfie y lo acercó al afectado. “Entonces traté de llamar a emergencias, pero no había señal. Mis piernas temblaban cuando descubrí lo que pasaba”, recordó.

Unas 40 personas estaban en la cascada en ese momento, incluyendo un salvavidas disfrutando de su tiempo libre. Pero la presión del agua estaba demasiado fuerte

Instagram @alexandreleder

… y Bading sólo pudo ser atendida en sus pedidos de ayuda después de correr un kilómetro, tomar su automóvil y conducir por otros 10 minutos.

Lamentablemente, el hombre estaba severamente atrapado entre las rocas y su cuerpo sólo pudo ser recuperado en el día siguiente.

“Pudo haber sido nosotros. No sabes lo poderosa que estaba el agua. Todas lloramos en el regreso a casa, diciéndonos que somos muy afortunadas por estar vivas”, reflexionó Bading. Y no sólo eso: también llamó la atención a la necesidad de mejores comunicaciones en un lugar como ese.

Cuando vayan a un lugar así, tomen mucho cuidado. Y verifiquen bien si hay cómo establecer contactos de emergencia allí.

Puede interesarte