Por Cristofer García
17 mayo, 2022

“Tenemos que encontrar una manera de romper este círculo de disfuncionalidad realmente creciente y las redes sociales han contribuido absolutamente”, dijo la ministra de Desarrollo Regional en Australia Occidental, Alannah MacTiernan.

La delincuencia siempre será un tema de mayor prioridad en la sociedad, porque no solo es el riesgo de perder cosas materiales sino de incluso perder la vida o resultar herido de gravedad por esta prácticas ilegales. Es por ello que la policía y la ley debe estar a la altura de la situación.

Por esa razón, se necesitarán medidas que se adapten a la coyuntura actual del problema, pero también que estén actualizadas con la modernidad. De hecho, un reciente caso en Australia ha llamado la atención por su particular castigo a los delincuentes jóvenes.

Los adolescentes delincuentes en este país son conocidos como “eshays” y según reseñó Daily Mail, se enfrentarían a un nuevo castigo para condenar sus actos: pasar un prolongado tiempo en un sitio aislado de datos móviles. De esta forma los chicos no tendrían acceso ni a internet ni tecnología en general.

Daily Mail

Eso se debería, además, porque los jóvenes criminales grabarían sus delitos y los publican en redes sociales como TikTok. Esto dio paso a que el gobierno tomara una estación aislada y la convirtiera en un centro de detención juvenil, en la localidad de Banksia Hill. Está ubicada a 267 kilómetros de la ciudad de Broome.

“La estación de Myroodah es remota y no tiene una opción fácil para llegar a la ciudad, un lugar para restablecer su pensamiento y encontrar caminos alternativos a la trayectoria hacia el crimen y el desorden”, informó Alannah MacTiernan, ministra de Desarrollo Regional en Australia Occidental, en conversación con The Australian.

Debido a las malas experiencias en otros centros de detención juveniles, tomaron la decisión de crear este con características específicas, siendo una “instalación en el campo que ayudaría a los niños a alejarse del caos de su entorno normal“.

Getty

Ahí serán recluidos adolescentes entre 14 a 17 años de edad que se encuentran en prisión preventiva. MacTiernan sostiene que es un lugar ideal con “la combinación correcta de disciplina, orden e inspiración para los jóvenes“.

En ese sentido agregó que “lo que tenemos que hacer es tratar de encontrar una manera de romper este círculo de disfuncionalidad realmente creciente. Las redes sociales han contribuido absolutamente“.

The Courier Mail

Para MacTiernan los chicos se han hundido en una “cultura completamente diferente que alienta a los niños a ser escandalosos“.

Puede interesarte