Por Josefina Pizarro
17 mayo, 2017

“Me dan solo ganas de llorar porque lo que hizo él no lo hace cualquiera”.

No hay nada peor que te roben tus objetos personales. Eso de que se metan a tu casa o lugar de trabajo y arrasen con todo por lo que trabajaste tan duro es simplemente algo que no deberíamos soportar. Puede que el ladrón tenga sus motivos (o no) pero no es correcto, simplemente no. Una joyería sufrió millonario robo y mientras se estaba lamentando de la gran pérdida, un niño se le acerca con algo en las manos y ella empieza a llorar incontrolablemente. Son estas cosas las que te devuelven la fe en la humanidad.

Un millonario robo se registró ayer en una joyería de Temuco, Chile, donde una pareja (que no ha sido identificada) golpeó varias veces el vidrio de la tienda y se llevó joyas de oro por un valor cercano a $10.458 dólares.

RBB

Luego se subieron a una moto y escaparon, llevándose el botín entre las manos.

RBB

Aún no han sido encontrados, según consigna la radio local BíoBío.

RBB

Mientras el administrador de la galería de donde fueron robadas las joyas habla de la falta de seguridad que existe en la ciudad y la policía está buscando frenéticamente a los ladrones, una historia singular se vivió con este pequeño de 12 años, que ha sorprendido a todos.

Iba caminando con un amigo de la escuela cuando, según cuenta, “vimos a unos tipos en moto que sacaron muchos anillos de su mochila, entonces se le cayó uno. Nosotros fuimos a ver qué era, lo recogimos y creímos que era de él, pero en realidad era robado, porque después lo escuchamos con mi mamá en la radio“.

El pequeño, al encontrar el anillo, supo lo que tenía que hacer: devolverlo.


Le insistió a su madre que tenían que devolverlo, cuando muchos de nosotros sabemos que el anillo pudo quedarse en su bolsillo para siempre, él lo devolvió en un noble acto.

Su mamá cuenta a la radio que “estaba desesperado por entregarlo (el anillo)”, donde también afirma que está “orgullosa de mi hijo y me dan solamente ganas de llorar porque lo que hizo él no lo hace cualquiera“.

Ambos fueron recibidos por la mismísima dueña de la joyería, quien cerró el momento con un bello abrazo.

RBB

Todos deberíamos ser como este niño y el mundo sería un lugar mejor, ¿no lo crees?