Por Constanza Suárez
4 enero, 2019

La pareja se reía de ella, la grabaron y le dijeron: “esta es la razón por la que estás en esa silla”. Ella solo quería un poco de paz y respeto, pero ellos no fueron capaces de entender.

Diversidad no solo se trata de las diferentes razas, orientación sexual, ni género. También responde a otro sinfín de tipos y formas de personas presentes en el mundo, distintas en edad, gustos, formas de vida, físicos. De eso se trata, de que cada uno sea feliz, acceda a los mismos derechos y sea respetado, sin importar nada.

Lamentablemente, hay quienes aún no quieren o no son capaces de entender y reaccionan de forma horrenda frente a lo distinto. Incluso humillando a los otros. Ellos merecen la condena social, su actuar es simplemente intolerable. Como lo ocurrido recientemente en el parque de diversiones Disney en California.

Una mujer con capacidad reducida, descansaba en su silla de ruedas en el parque Disney California Adventure, junto a su perro de servicio, el querido Sulley.

Sin embargo, en lugar de disfrutar de un agradable momento, la mujer se enfrascó en una fuerte discusión con una pareja, quienes intentaban acercar a su hijo al perro para atraer su atención y jugar con él.  

Sulley the Service Dog

En el video ahora viral, publicado en la página de Facebook de Sulley the Service Dog, se puede escuchar a la mujer pidiéndole a la pareja que mantenga distancia y que la dejen en paz. “Me estás poniendo realmente incómodo», le confesó con calma. Después de todo el perro no está ahí para su entretención, sino que para ayudarla.

En las imágenes se puede ver al hombre riendo y saludando a la cámara mientras su pareja sostiene su propio teléfono y comienza a filmar a la mujer en silla de ruedas. Cuando la mujer le pide que «retroceda, por favor», señala su silla de ruedas y le dice: «esta es la razón por la que realmente estás en esa silla». El hombre estaba furioso. Tanto, que su hijo comenzó a llorar.

Sulley the Service Dog

Mira el video:

Junto a la grabación, la afectada escribió: “Me había dado cuenta de que este hombre acercaba a su hijo continuamente para «mirar al perrito» e hice mi mejor esfuerzo para evitar mi ansiedad por eso. Después de unos minutos, llamé a Sulley al otro lado de mi silla con la esperanza de hacerlo menos visible, lo que le daría a este hombre el indicio de que me estaba haciendo sentir muy incómodo”.

Luego agregó: “En su lugar, simplemente hizo todo lo posible para maniobrar a su hijo a la vista. Comenzó a hacer ruidos de besitos y otros sonidos en un intento por llamar la atención de mi perro de servicio. Esto es cuando ya no podía permanecer en silencio”.

Sulley the Service Dog

En su publicación también advirtió lo peligroso se hacer cosas como la que hizo esta pareja: “Puede hacer que se pierdan las señales vitales que su dueño les da para alertar sobre sus condiciones médicas” , escribió.

“No entiendo cómo hemos llegado a un punto en el que no podemos respetar a alguien que amablemente dice que los estás incomodando y que simplemente seguimos adelante. Le aseguro que su hijo estará mucho más contento de conocer a Pluto y Goofy que simplemente de acosar a mi perro de servicio que está demasiado ocupado y bien entrenado para prestarle atención”, lamentó.

Sulley the Service Dog

Que cosas así sucedan es una real pena. Que no nos respetemos entre nosotros, no logremos ser empáticos y humillar a alguien de puro gusto.

Puede interesarte