Por Daniela Morano
26 marzo, 2019

A pesar de tan sólo ganar $40 dólares mensuales, este maestro keniata demostró que enseñar es su única vocación en la vida.

Ser maestro, más que un trabajo, es una vocación. Se necesita de muchas ganas y motivación para poder, día a día, enseñarle a otros e impartir el conocimiento que durante tantos años han acumulado para poder traspasar a otras generaciones. Peter Tabichi, maestro de matemática y ciencias sabe eso perfectamente.

El hombre keniata le enseña a 500 niños de un barrio aislado, con problemas de sequía y hambre, donde la educación no es algo fácil de conseguir. Ha sido ese gran aporte a su comunidad lo que le dio visibilidad a su trabajo, llegando a ser nombrado el «Mejor Maestro del Mundo» por el foto Global Education & Sills celebrado en Dubai el pasado domingo.

El premio no sólo le entrega prestigio a su ganador, sino que además un millón de dólares, según informo el medio Daily Nation.

La ceremonia se llevó a cabo en el hotel Atlantis Palm donde también participaron maestros de Latinoamérica.

En el caso de Tabichi, el premio fue otorgado por su «dedicación, arduo trabajo y confianza apasionado de Tabichi en el talento de sus estudiantes». Entre los otros finalistas habían profesores de Estados Unidos, Reino Unido, Georgia, Países Bajos, Brasil, Japón y Argentina.

«Todos los días en África cambiamos una nueva página y un nuevo capítulo. Hoy es otro día. Este premio no me reconoce, pero reconoce a los jóvenes de este gran continente», dijo Tabichi tras recibir el premio. «Estoy honrado de estar aquí, el premio será una anécdota. Por supuesto que sería muy útil y ya sabemos cómo lo destinaremos».

Peter Tabichi
Peter Tabichi

Tabichi dijo que gana tan sólo $40 dólares como sueldo y que el 40% de eso lo dona a Keriko, una comunidad de escasos recursos a la que pertenece.

«Tienes que hacer más y hablar menos», concluyó el hombre de 36 años que imparte clases de hace 12 años. Más del 95% de sus estudiantes provienen de familias pobres, por lo que su acceso a una educación de calidad no es fácil. 

Además creó el Club de Ciencia, el cual ayuda a sus estudiantes a diseñar proyectos de investigación en esa área. El 2018 presentaron un dispositivo que habían inventado para permitir a las personas no videntes a medir objetos. «Esto permitió al colegio situarse a la cabeza de la escuelas públicas a nivel nacional».

Aunque la escuela donde enseña Tabichi sólo tiene un computador y mala conexión a Internet, eso no impide que consigan la información necesaria para avanzar en su educación.

No queda duda de que es un premio muy bien merecido.

Puede interesarte