Por Camila Cáceres
2 febrero, 2017

“Hay algo realmente malo allí, algo del demonio. Lo que sea tiene a otros espíritus encerrados con él”.

“La Jaula” tiene un nombre tan apabullante como su historia. Esta pequeña casa de Essex, Inglaterra fue alguna vez, junto a sus casas vecinas, una serie de calabozos miserables donde encerraban a hombres acusados de crímenes horribles. Luego, muchos años después, se convirtió en una pequeña capilla alrededor de la época en que 13 mujeres fueron culpadas de brujería y colgadas o quemadas. A nuestra época llegó convertida en una casa, pero desde hace décadas que no mantiene un dueño por más de 6 años.

Caters

El penúltimo dueño se suicidó hace 5 años y Vanessa Mitchel, su dueña actual, está desesperada por venderla.

Varios de los dueños revelaron a North London Paranormal Investigation que el nivel de actividad en la casa era verdaderamente intolerable. Un antiguo propietario, John Chapman, sintió que una presencia lo seguía a todas partes al punto de la locura. Otro, que prefirió conservar su anonimato, se quejó del movimiento de sus objetos y la visión de figuras extrañas.

Chris Halton

Pero nadie había captado una prueba hasta que Vanessa puso cámaras de seguridad. Lo hizo tras ver una figura sobre las escaleras, un hombre que desapareció frente a sus propios ojos.

“Él no era como tú y yo. No era real. Pero pude ver sus pantalones, sus zapatos, su camisa. Estaba ahí”.

-Vanessa Mitchell a NLPI

Comenzó a investigar y descubrió muchas cosas que no le habían contado al comprar la casa. Sabía que había sido una prisión medieval, pero no que habían llevado a víctimas de la plaga a morir allí o que había más de un suicidio en el pasado moderno de la casa.

Pero Vanessa no cree que se traten de fantasmas.

Caters

“La cara que capturó la cámara de seguridad es la viva imagen de un demonio satánico (…) Estas capturas de la semana pasada muestran una cabra satánica, lo que reafirma que el lugar está maldito por algo maligno. Hay algo realmente malo allí, algo del demonio. Lo que sea tiene a otros espíritus encerrados con él”.

-Vanessa Mitchell a Caters

Caters

Actualmente, Vanessa y su hijo ya no residen en la casa. Nadie lo hace. Se ha vuelto un centro de investigación para varias agrupaciones interesadas en lo paranormal y, por supuesto, turistas y fanáticos del terror que pagan para pasar la noche allí. Muchos han reportado ver y oír cosas muy extrañas.

Su dueña, sin embargo, se rehusa a volver a poner un solo pie en la casa y luego de ver la foto decidió subastarla.

¿Pasarías una noche en “La Jaula”?

Puede interesarte