Por Elena Cortés
16 Junio, 2017

“Tuve novio pero nos demoramos seis años en besarnos”.

Aunque para nuestros primeros años de vida nuestros padres siempre nos decían que la “cigüeña” era la que traía a los bebés a este mundo, tarde o temprano todos entendimos que se pasa por todo un proceso biológico para concebir. Pero, ¿te imaginas tener 26 años y no tener la menor idea de cómo se “crea” un pequeño? Bueno, esta es la historia de una mujer de Corea del Norte, quien se quiso identificar como “Sook”, y la razón del por qué pasó tantos años de su vida sin saber algo tan humano. 

Archivo/Barbara Demick

Sook nació en Corea del Norte, y a temprana edad se convirtió en maestra escolar para niños de jardín infantil. Vivió en un pueblo minero al norte del país y estaba en el proceso de obtener un posgrado en educación. A través de una desgarradora entrevista otorgada a la periodista estadounidense Barbara Demick, la mujer reveló crudas realidades que vivió en el país que todos temen.

Relató que durante sus años de profesora, tenía que ver cómo sus estudiantes de apenas cinco a seis años morían lentamente de hambre mientras que les enseñaba que Kim Il-sung, el fundador de Corea del Norte, era un héroe. Y que su heredero, Kim Jong-il, era el hijo de un dios.

Archivo/Barbara Demick

Cuando cumplió 12 años conoció a Taeyang, con quien mantuvo una relación hasta sus últimos días dentro del régimen. 

Pero, lo que perturbó a muchos fue que dentro de su noviazgo, nunca tuvieron contacto sexual. “Nos tardamos tres años para tomarnos de las manos. Y otros seis para besarnos”, admitió Sook a la periodista.

Nunca hubiera soñado con hacer algo más. Cuando abandoné Corea del Norte, tenía veintiséis años y era maestra, pero aún no sabía cómo se concebían los bebés“.

-Sook a Barbara Demick-

Taeyang fue su mejor amigo, su novio y la única persona a quien le confió todos sus sueños y secretos tanto personales como familiares. Toda la vida tuvieron que escaparse de casa y verse a escondidas porque ella pertenecía a la clase más baja del régimen (los beulsun). Muchos consideraban que ella podía arruinarle el futuro al hombre, que en ese entonces era un estudiante prometedor que lo único que quería era mudarse a Pyongyang, donde solo se admitía a los elegidos por el régimen.

Archivo/Barbara Demick

A pesar de que Sook era de los “beulsun”, casi logra entrar al régimen antes de su propio novio. A los 15 años recuerda que un grupo de hombres y mujeres con trajes sombríos entraron a su escuela. Eran los “okwa”, miembros de la quinta división del Partido de los Trabajadores de Corea, y al mismo tiempo eran reclutadores. 

Ellos se encargaban de recorrer el país en búsqueda de mujeres calificadas paraservir en el servicio personal del líder supremo“.

En pocas palabras, las chicas más bellas e inteligentes eran las que seleccionaban para el puesto. Sook no tenía idea de qué se trataba realmente todo, pero sabía solo una cosa: servir a Kim Il-sung o Kim Jong-il era un honor. 

Ella fue la única de sus compañeras que entró al destacado grupo. Luego fue enviada a un campamento de entrenamiento de estilo militar. Pero, fue rechazada por ser de clase baja. En ese momento se sintió totalmente destrozada y ofendida.

Archivo/Barbara Demick

*Un dato interesante es que hasta ahora no se sabe exactamente qué tipo de trabajo hacían las chicas que seleccionaban. Algunos dicen que eran secretarias o criadas, y otros dicen que eran “mujeres de consolación”. 

Los años pasaron y Sook se dio cuenta que la única escapatoria para abrirse paso en el mundo “real” era irse sigilosamente de Corea del Norte y así lo hizo.

Hoy, la mujer está casada, tiene hijos y una vida lejos del país que la vio nacer. 

Barbara Demick y “Sook”

La entrevista terminó cuando Sook bromeó diciendo que “ella misma averiguó cómo se concebían los bebés y ya tiene 2 propios”. 

Te puede interesar