Por Constanza Suárez
9 noviembre, 2017

Su hija mayor tiene 3 años y los trillizos tienen poco tiempo de vida. Necesita urgente un cambio.

Un horrible escenario vive una joven madre de Edimburgo, Escocia, quien al no poder acceder a una casa pública, tuvo que tomar una difícil decisión respecto donde vivir junto a su familia.

No tuvo más opción y obligadamente tuvo que volver a la casa de su madre, pero esta vez en condiciones muy complicadas, con sus tres hijos pequeños y en un cuarto diminuto. Los cuatro duermen en una pieza. En la que apenas caben. Y la vida en ese lugar, se hace cada día más díficil para esta joven, que no sabe a quien acudir. Por el momento, está en lista de espera para poder acceder a una casa pública, pero por mientras se ve forzada a compartir cama con su hija mayor y dejar a sus trillizos bebés en el piso.

SWNS.com

La joven no puede seguir como a hasta ahora. La estresante situación la tiene agotada, sin poder dormir, sobre todo porque debe cubrir las necesidades de sus cuatro hijos pequeños, en un lugar muy reducido. Dice que aunque quisiera, es casi imposible dejar la casa de su madre, algo que confiesa está desesperada por cambiar.

“Una niña de tres años no debería estar compartiendo cama con su madre y cinco personas no deberían compartir un cuarto donde supuestamente duerme una persona” dijo Toni Bell a The Daily Record. Sus trillizos ya no caben en sus pequeñas canastas y en la habitación no cabe ni siquiera una cuna. El piso apenas se ve con todas las cosas que necesitan para vivir.

SWNS.com

Odio tener que esperar por los beneficios, algunos días son buenos y otros bastante malos”

Sumado a todo esto, Toni sufre una afección ósea paralizante llamada discondrosteosis de Lri-Weill que le ha dejado huesos de las piernas acortados, dolor y con movimiento reducido de su muñeca. Por lo que tampoco puede conseguir trabajo. Toni está a la espera de conseguir, de forma rápida, una casa pública. Porque confiesa la situación no da para más.

Puede interesarte