Por Camila Cáceres
5 mayo, 2017

Una tragedia que podría haberse evitado.

Joseph Graham jamás podrá olvidar la noche del sábado 29 de abril. Él y sus amigos viajaron desde Nottingham hasta Edimburgo para unos días de relajo y fiesta, y no eran los únicos. Un piso más abajo estaba un grupo de mujeres celebrando una despedida de soltera y cada vez que estaban en el hotel, se enteraba todo el mundo de lo bien que la estaban pasando. 

Kirsty Maxwell llevaba sólo ocho meses casada y estaba más que feliz de celebrar el futuro matrimonio de una de sus mejores amigas, deseándole toda la felicidad que ella tenía con su esposo, Adam.

Paul Thompson

Kirsty había estado de fiesta con sus amigas en el resort Costa Blanca. Volvieron alrededor de las cuatro de la mañana, hora a la que todas admitieron estar en un profundo estado de ebriedad.

Kirsty se habría dormido, según sus amigas, apenas caer sobre su cama.

Alrededor de las ocho de la mañana, según las cámaras de seguridad, Kirsty salió de su habitación sin zapatos y con un caminar un poco desorientado.

Subió por las escaleras y golpeó la primera puerta que encontró: buscaba a algunas de sus amigas, que estaban en otra habitación del mismo piso.

Paul Thompson

Según Joseph Graham, la mujer no pareció sorprendida al verlo. Su expresión no cambió en lo más mínimo.

Entró al apartamento sin decir una palabra y caminó hacia el baño. Dudó y volvió al pasillo, luego al baño. Final y fatídicamente, dio un vistazo por la ventana. El balcón de Graham daba directamente a la piscina.

Kirsty Maxwell se lanzó al vacío sin dudarlo.

Paul Thompson

Graham y sus amigos informaron a las autoridades de inmediato.

El cuerpo de Kirsty fue encontrado junto a la piscina. El hombre fue detenido por sospecha de homicidio por dos días, en los que ayudó voluntariamente a la policía con la investigación y fue dejado en libertad el martes 2 de mayo. La policía indicó formalmente que no hay evidencias en su contra.

En su testimonio calculó que Kirsty Maxwell no habría estado más de 40 segundos en el apartamento y las cámaras de seguridad, que no captaron la caída pero sí el horrible impacto, corroboran su versión de los hechos.

Una de sus amigas dijo a los medios que Kirsty había mencionado durante la noche querer meterse a la piscina. La teoría actual parece ser que la mujer habría querido caer al agua y jamás consideró el peligro de la caída.

Murió instantáneamente.

Paul Thompson

Los padres de Kirsty han iniciado un juicio contra Joseph Graham por su participación en la muerte de su hija, ya sea por deliberación o negligencia.

Según ellos, debe haber tenido algo que ver con su caída o podría haberla salvado.

Un accidente verdaderamente trágico.

Puede interesarte