Cuando nació, todos comprendieron lo que pasaba. Y dijeron “WOW” de nuevo.

Cuando Kate Mason fue a hacer su ecografía por la semana 30 de su embarazo, tenía la esperanza de saber si su bebé sería niño o niña. Le habían dicho que en esa etapa ya era posible distinguirlo, así que cuando la doctora le puso el gel en su pancita y encendió la pantalla, estaba muy atenta.

Entonces la doctora dijo “WOW”.

Cuando Kate le preguntó con impaciencia si su bebé sería niño o niña, ella no pudo responder.

Le explicó que en la ecografía había una mancha blanca que tapaba toda la espalda de su bebé, y que probablemente era su cabello.

“La doctora dijo: Wow, ese bebé tiene mucho cabello, no sabemos si es un niño o una niña. El cabello se veía en la parte de atrás de la cabeza».

-Kate Mason, citada en LittleThings-

La doctora nunca había visto un bebé con tanto cabello, aunque Kate recuerda que su familia le dijo que cuando nació también tuvo mucho pelo.

«Sabíamos que iba a tener mucho pelo, pero no estábamos preparados»

-Kate Mason, citada en LittleThings-

Pasó el tiempo y la fecha pronosticada de parto, pero Kate no tuvo contracciones ni señales de dar a luz. Finalmente, su hija Primrose nació 16 días después de la fecha calculada.

Y tuvo MUCHO cabello.

Littlethings.

«Todas las obstetras dijeron que nunca habían visto un bebé con tanto cabello»

-Kate Mason, citada en LittleThings-

Primrose nació sana y es una bebé muy tranquila. No llama la atención en la calle por sus berrinches o gritos, sino que por su enorme cabello.

«Constantemente nos detienen (…) Es lindo que obtenga tanta atención».

-Kate Mason, citada en LittleThings-

Littlethings.

Kate bromea con el cabello de su hija y dice que junto a sus amigos creen que tardó 16 días extra en nacer porque “estaba arreglando su cabello para salir perfecta”.

¿Qué te parece? ¿Has visto un bebé tan pelucón alguna vez?

Puede interesarte