Por Alejandro Basulto
17 septiembre, 2020

La compañía danesa anunció el martes que invertiría 400 millones de dólares durante los siguientes tres años, para aumentar la producción de sus ladrillos en su nueva versión ecológica.

Lego es una de las tantas empresas, que junto a otras organizaciones y autoridades gubernamentales, está buscando hacer esfuerzos para hacer frente al calentamiento global. Los que se ven reflejados en un reciente comunicado de la compañía fabricante de juguetes danesa, en el que anunció que durante los siguientes tres años invertiría 400 millones de dólares, con la finalidad de mejorar y aumentar la producción de sus coloridos bloques, que en esta ocasión, serán hechos con materiales sustentables en vez del tradicional plástico a base de aceite. Iniciativa que va en línea con sus metas ecológicas.

Pixabay

Ya que Lego busca para el 2022, convertirse en una fabrica que tenga una producción de carbono neutral. Al igual, que al mismo tiempo se está trabajando para eliminar gradualmente el plástico de los envases, lo que espera lograr en el año 2025. Sin olvidar, que finalmente, se espera que a finales de la presente década, se pueda reemplazar todos los ladrillos de plástico por otros que sean fabricados con materiales sostenibles.

Lego

Para esto, un equipo de más de 150 ingenieros y científicos han estado probando diferentes materiales, tanto reciclados como de origen vegetal, para dar con la alternativa que reemplace al plástico a base de aceite. Un reto difícil, que empezó el 2015, cuando se anunció la inyección de 150 millones de dólares para la transición ecológica de la empresa, proceso que ahora esperan acelerar tras haber inyectado los 400 millones de dólares. Todo con el objetivo de revertir las 90 mil toneladas de plástico que utilizan para sus juguetes cada año, lo que al menos desde el 2018, han logrado reducir, luego de por ejemplo fabricar algunas de las partes menos rígidas de sus sets, a partir biopolietileno, un plástico especial hecho de etanol, que se consigue de la caña de azúcar. Material que no ha servido para los bloques de juguete.

“La dificultad es llegar a un punto en el que los ladrillos tengan el mismo color, el mismo brillo, el mismo sonido (…) Los ladrillos deben fabricarse con la precisión del ancho de un cabello. Algunos los tuvimos que desarmar con alicates y llave inglesa”

– dijo Tim Brooks, vicepresidente de responsabilidad medioambiental de Lego, según consignó Forbes.

Lego

Todavía no se sabe la fecha exacta en la que la compañía tendrá el reemplazo  de los ladrillos Legos hechos de plástico en base a aceite en el mercado. Porque hasta ahora, las pruebas que se han realizado con bloques hechos de biopolietileno, han tenido resultados negativos.

Puede interesarte