Por Andrés Cortés
28 marzo, 2018

Él comenzó a ver pornografía a los 8 años. Eliminarla de su vida fue más difícil de lo imaginado.

La pornografía es un tema difícil de tratar, pues es una de las industrias que mueve una gran cantidad de dinero, a nivel mundial. No obstante, tiene muchos detractores que aseguran que este tiene efectos nocivos para la salud, más aún cuando son niños tan pequeños quienes se encuentran expuestos a este material.

Ali y Tony conocen este tema con cercanía. Ambos son novios y llevan más de 8 años juntos. Si bien hoy están más felices que nunca, esto no siempre fue así, pues la pornografía casi destruye su relación.

Y cuando decimos casi, es porque estuvo muy cerca de hacerlo.

Ali & Tony

Tony fue expuesto al porno por primera vez a los 8 años. Había estado consumiendo pornografía durante 11 años, que fue cuando nos conocimos“, comienza el relato Ali en donde expone su historia que tuvo un positivo vuelco, siempre con la pornografía como telón para el sitio Fight The New Drug.

Al comienzo de la relación mantuvo su hábito escondido por mí, pero no se mantuvo así por mucho tiempo. Sabía que algo estaba mal“, cuenta la joven.

Imagen Referencial – VisualHunt

Pasaron los años, y su lucha solo empeoró. Lo había confrontado varias veces sobre lo incómoda que estaba con el porno y lo mucho que me dolía que lo estuviera consumiendo. Él siempre me prometió que se detendría. Él siempre me dijo cuánto lamentaba haberme mentido.

Cada pelea que hemos tenido, cada mal día, cada discusión, cada problema entre nosotros, siempre se puede remontar directamente al porno“.

La pornografía creó un muro invisible entre Ali y Toni. Las películas para adultos afectaron su relación de una manera que jamás habrían imaginado y si no se enfrentaban a la situación, todo podía acabar.

La pornografía me hizo sentir que yo no era lo suficientemente bueno para él, como que no podía darle lo que necesitaba. El porno alimentó mis propias inseguridades y me envió a una espiral descendente“, narra tristemente Ali.

“La pornografía detuvo nuestra confianza, nuestra pasión y nuestra felicidad. La pornografía casi mata nuestro amor. Casi”.

Imagen Referencial – VisualHunt

La pareja de Estados Unidos se enfrentó a un abismo. Más bien Tony lo enfrentó, pues en el radicaba la elección de salvar su relación amorosa o continuar con una vida de placer pornográfico. Y Tony escogió la primera opción.

El año pasado el joven decidió realizar un cambio definitivo y se inscribió en Fortify, un sitio que ayuda a que las personas abandonen su adicción a la pornografía y el cine para adultos. Ali también cuenta que asistieron a muchas sesiones de terapia, tanto individualmente como en pareja.

Gracias al esfuerzo de ambos, Tony consiguió 1 año libre de pornografía el 31 de agosto del año pasado. Y lograron reparar su relación.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Asumir de la pornografía como un mal es algo difícil de aceptar, pero esta puede ser tan adictiva (y dañina) como cualquier droga.

¿Crees que la pornografía puedes llegar a ser tan dañina como lo vivió esta pareja? Si bien hay organizaciones, páginas e incluso aplicaciones que califican el cine para adultos como uno de los principales males del siglo XXI, estamos más que seguros que los usuarios que alimentan esta dantesca industria piensan lo contrario.

¿Qué opinas tú?

Puede interesarte