Por Alejandro Basulto
31 diciembre, 2019

Entre 4 y 6 grados celsius aumentó la temperatura en dicha zona.

Satélites enfocados en la detección de variaciones en el clima, detectaron una gigantesca área roja y caliente en el Océano Pacífico, cerca de Nueva Zelanda, y que según las proyecciones hechas por los científicos que la investigan, podría moverse hacia Sudamérica.

GETTY IMAGES

Su tamaño y naturaleza es tan impactante, que abarcando un poco más de la mitad de México y teniendo una temperatura de más de 4 y 6 grados celsius sobre el promedio, tiene a la comunidad científica intrigada sobre sus causas y efectos.

GETTY IMAGES

La hot blob o «mancha caliente» como la han llamado los expertos, es un fenómeno climático que pareciera está inmerso dentro del constantemente estudiado y denunciado calentamiento global. Debido a que esta zona de agua caliente de un millón de kilómetros cuadrados, se origina tras que  las corrientes de viento hayan disminuido en ese lugar del planeta.

«(Hemos tenido) presiones bastante altas, cielos soleados, vientos ligeros, por lo que la superficie del océano se calienta con bastante rapidez (…) Si los vientos son fuertes, entonces todo se agita. Si no se agita lo suficiente, el calentamiento del sol se absorberá en la superficie del océano y se genera esta capa de agua muy cálida»

– explicó James Renwick, experto de la Universidad de Victoria en Wellington.

NOAA

Según también consigna el diario New Zealand Herald, este fenómeno empezó a formarse en octubre pasado, pero posteriormente las temperaturas se mantuvieron en su promedio, para después crecer y aumentar el calentamiento de las aguas de manera notoria y preocupante.

GETTY IMAGES

Esta gigantesca corriente de agua pareciera acercarse a las costas de Sudamérica, y según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, su situación es preocupante, debido al nivel de afección que sus altas temperaturas pueden provocar en la fauna y flora marina. De acuerdo a Renwick, la capa de agua caliente producto del fenómeno, puede extenderse hasta 50 metros debajo de la superficie. La esperanza está en que se espera que se debilite antes de llegar a cualquier zona poblada.

Puede interesarte