Por Catalina Yob
13 febrero, 2017

El Gobierno de Estados Unidos ya ha comenzado a trabajar con contratistas.

Una de los grandes frentes de lucha que utilizó Donald Trump durante su candidatura fue la búsqueda del establecimiento de un odio y repudio generalizado a quienes «no pertenecían a Estados Unidos». Todos aquellos que bajo la ilegalidad, se refugiaban en sectores más alejados del centro para no ser deportados, debían ser expulsados de forma inmediata según las palabras del actual presidente de Norteamérica. Incluso, debía existir un muro que separara las fronteras entre ambos países, lo que irrisoriamente se cumplió con su llegada al poder. 

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Tras firmar un decreto que ordenaba la autorización para construir uno de los símbolos más característicos de Trump, éste fue aprobado y el magnate hizo que todas las personas en el mundo se enterarán. La verdad es que cuesta creer que dos países limítrofes vayan a ser separados por un muro de concreto que sólo incitará al odio, a la ignorancia y a la xenofobia.

Y con cada día que pasa, la construcción del muro que busca que no lleguen más ciudadanos ilegales a las fronteras estadounidenses, se hace cada vez más real. Hoy y según confirmo la agencia Reuters que tuvo acceso al informe elaborado por el Departamento de Seguridad Nacional del país, la construcción del muro se llevará a cabo en el mes de Septiembre, en donde las primeras paredes y rejas de acero serán dispuestas en el Estado de California. 

El informe que fue revelado el día de hoy, entrega algunos de los detalles de la elaboración del temido muro de Trump. De acuerdo al documento, el costo de la construcción superaría los 21 mil millones de dólares, los cuales superan con creces a los 12 mil millones que estipulaba Trump en el transcurso de su campaña.

Sin dejar de destacar la irrisoria cantidad de dinero que será botada a la basura por la construcción de este muro, cabe preguntarse qué pasará con la amenaza dictada por Trump en contra del gobierno de Peña Nieto, en donde aseguró que de alguna manera forzaría a los mexicanos a pagar al menos la mitad de éste.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Los altos costos apuntarían al aumento en el valor de los terrenos privados que deberá comprar el Gobierno para llevar a cabo la edificación de la obra que comenzaría en el mes de septiembre en el Estado de California. El escrito estipula que la primera etapa buscaría cubrir 42 kilómetros de frontera cerca de San Diego, California y en El Paso y en el Valle de Río Grande en Texas, mientras que el siguiente paso abarcaría 242 kilómetros en los alrededor de el Valle de Río Grande, para terminar con el cierre total de 1.728 kilómetros. 

Esto va en la línea con la declaración entregada por el mismísimo Trump, quien declaró que el gobierno ya estaba llevando el diseño final que tendrán las limitaciones entre México y Estados Unidos. 

AFP

Por lo que actualmente la verdadera interrogante apunta a quién pagará por este costo muro. A pesar de que en un inicio Trump manifestó que el Congreso debía financiar la construcción, hace un par de semanas aseguró que de alguna u otra forma, los mexicanos serían quienes costearían al menos la mitad, lo que sin duda alguna enfureció al gobierno de México y a sus ciudadanos y que provocó que la última reunión que habían acordado los mandatarios, no se llevara a cabo por decisión de Enrique Peña Nieto.

AFP

Puede interesarte