Por Luis Lizama
13 noviembre, 2020

Forma parte de las controversiales obras del artista italiano Federico Clapis, quien invita a las personas a sacar sus propias conclusiones.

Los niños y el mundo digital. Para las generaciones antiguas la tecnología era casi un privilegio, ahora es un como un derecho. Asegura entretención, información y para muchos padres, un alivio. Se ha vuelto común ver pequeños que ni siquiera pueden hablar, sosteniendo una tableta como si fuese una extremidad más, una extensión de su cuerpo.

El artista italiano Federico Clapis se caracteriza por obras controversiales y un tanto incómodas, que te hacen reflexionar. Cypto Connection es una de ellas, donde un feto que todavía no nace, ya está con un móvil en las manos, en el útero de mamá. 

¿Hasta dónde permitimos que nuestros niños interactúen con la tecnología? Sin dudas que esto pondrá nerviosos a muchos padres.

Instagram Federico Clapis

Es una escultura provocativa, aunque Federico ha dicho que no hay intenciones explícitas. Cada persona es libre de sacar sus propias conclusiones.

La tecnología juega un papel clave en las obras del italiano, que constantemente hace pensar a sus seguidores. A modo de intervención urbana, todos quienes miran su trabajo se ponen a reflexionar. Es imposible no hacerlo.

Instagram Federico Clapis

Y este trabajo se ha convertido en un verdadero ícono, sobre todo de la era moderna. Resulta que cada vez es más habitual ver niños, incluso bebés, sosteniendo móviles y aparatos electrónicos, a pesar de las innumerables recomendaciones de múltiples organizaciones. El mundo digital tiene muchos beneficios, pero también puede ocasionar otros problemas.

Muchos padres creen que YouTube es una niñera.

Acá te dejamos parte del proceso que vivió Federico Clapis cuando mostró su obra al mundo. Actualmente está en la orilla del río Támesis, en la ciudad de Londres, luego de recorrer el mundo.

Pero esta fascinante escultura está lejos de ser la única controversial del joven. Otra de las increíblemente llamativas hace referencia a la tradicional cigüeña y su trabajo como repartidor de bebés.

Federico reemplazó al ave de carne y hueso, por uno de cables y circuitos. Cambió la cigüeña por un drone.

Instagram Federico Clapis

El artista nos hace una invitación indirecta a la reflexión. ¿Acaso la tecnología nos está consumiendo? 

¿Qué conclusiones podríamos sacar de estas brillantes obras? Te leemos.

Puede interesarte