Por Vicente Quijada
13 agosto, 2018

El DC United consiguió un triunfo de último minuto de la mano de su estrella inglesa.

En general, y a pesar de la edad a la que llegan, los grandes astros que recalan en la MLS tienen buenos rendimientos. Desde Kaká, a David Villa y Zlatan, la liga norteamericana es el lugar propicio para que viejos estandartes dejen las últimas pinceladas de su innegable talento, muchas veces más técnico que físico a esas alturas de la carrera.

Pero el caso de Wayne Rooney es particular. El «niño» malcriado del fútbol inglés fichó por el DC United, que lucha en los puestos de descenso de la Conferencia Este, y en 5 partidos ya ha mostrado que no siente su puesto asegurado y está dispuesto a pelear por él. Y, tras lo que hizo en el último encuentro ante Orlando City, no quedan dudas de su sacrificio.

El partido iba 2 a 2 en la casa del United, y la visita jugaba con uno menos. Ya en el minuto 95′, y con la necesidad de sumar de a 3 para seguir soñando con los play offs, el DC se fue con todo para adelante en un tiro de esquina e incluso hasta David Ousted, el portero, subió a cabecear. Sin embargo, Orlando rechazó de buena manera e inició un contragolpe que tenía a Will Johnson corriendo solo hacia adelante, incluso sin el meta rival para detenerlo en su búsqueda del 3-2.

Pero junto a él corría un «toro», Rooney, quien a pesar de haber jugado desde el inicio y con 32 primaveras encima, lo persiguió incansablemente y le sacó la pelota con una barrida impecable y empezó a mirar hacia el arco rival, ya con sólo unos segundos por jugar. El ex Manchester United avanzó unos metros y sacó una asistencia tremenda que encontró a Luciano Acosta, de sólo 1,6 metros, en el corazón del área.

AP

El argentino sumó su tercer gol personal en el duelo y DC United conquistó el triunfo gracias la valentía de Wayne Rooney. Uno que, tal como lo ha hecho siempre, llegó a derrochar talento y sacrificio. 

Puede interesarte