Por César Ruiz
8 enero, 2016

“Ya no vale la pena. Quisiera que esos estadounidenses ya dejaran eso de la legalización”.

Aunque aún es pronto para medir el impacto de la legalización de la marihuana en 25 entidades de los Estados Unidos, medios de ese país empiezan a mostrar que la estrategia podría estar funcionando. Los pequeños sembradores mexicanos de esta hierba han visto caer los precios en los últimos años. Algunos más del 50 por ciento.

En un reporte de Los Angeles Times se indica que en estados mexicanos como Sinaloa, el precio por kilo ha caído de 100 a 30 dólares en los últimos cuatro años. La drástica reducción de precios parece además haber disminuido la producción,  y por lo tanto el tráfico de la droga en EE.UU.

Un sembrador desanimado le dijo al Washington Post“Ya no vale la pena. Quisiera que esos estadounidenses ya dejaran eso de la legalización”.

Fuente
Deborah Bonello

Pero también los cárteles están siendo golpeados. Ahora que tienen que buscar otras «áreas de oportunidad» -como el cannabis de alta calidad- para compensar la pérdida de beneficios.

Esta situación lleva consigo dos panoramas: por un lado, se corta una importante fuente de ingresos de los cárteles mexicanos con lo que inhibe ligeramente la capacidad para que lleven a cabo actos violentos, pero por otra parte los lleva a buscar formas para conseguir capital, como creando droga más potente y costosa o aumentando su producción de otras sustancias como cocaína o heroína. Al igual que aumentar las extorsiones y otros delitos.

"Si la naturaleza es ilegal, la libertad no existe" / Fuente
«Si la naturaleza es ilegal, la libertad no existe» / Fuente

En una entrevista de Vice con un ex comandante de armas que trabajó para prevenir que las drogas cruzaran la frontera entre México y Estados Unidos llamado Terry Nelson, indicó que la legalización si afecta a los grupos mexicanos:

«Los cárteles obtenían de la marihuana entre 35 y 40 por ciento de su ingreso. Ahora ya no pueden mover tanta cannabis dentro de EE.UU.».

Además, en 2012 el  (IMCO) señaló en un estudio que la legalización estatal reduciría el negocio de los cárteles y se apoderaría de más o menos 30 por ciento de su mercado.

Fuente
Fuente

Es decir, la siembra, producción y distribución de marihuana a los Estados Unidos podría dejar de ser viable para los grupos criminales mexicanos. Pasaría justo como con los contrabandistas de alcohol cuando se legalizó esta bebida. Solo en el aspecto de esta hierba, en la producción de otras sustancias y otros delitos, los cárteles continuarán intactos.

Puede interesarte