Por Teresa Donoso
27 diciembre, 2016

El objetivo es que luzcan «feas».

Durante siglos las mujeres de las tribus de Birmania llevaron tatuajes en sus rostros y sufrieron la modificación de los lóbulos de sus orejas hasta llegar a niveles extremos. ¿La razón? Era la única forma en que sus tribus podían protegerlas ante los posibles secuestros por parte de extraños u hombres de otras tribus.

Eric Lafforgue
Eric Lafforgue

Las niñas recibían sus tatuajes entre los 12 y los 14 años y aunque en la actualidad ya no se practica esta costumbre debido a que las nuevas generaciones han cambiado y también a que, según lo que indica Mirror, el gobierno de Birmania siente que es una práctica cruel, las mujeres más ancianas siguen siendo monumentos de esta tradición.

Eric Lafforgue
Eric Lafforgue

Los tatuajes tenían diversos estilos y diseños y aunque al comienzo se creía que de esta forma se “afeaba” a las mujeres para que no resultaran atractivas a los forasteros, con las décadas se convirtió en lo opuesto, comenzando a verse como un gran atractivo.

Eric Lafforgue

En la actualidad las generaciones más jóvenes ya no llevan tatuajes:

Eric Lafforgue

El fotógrafo Teh Han, quien estuvo a cargo de capturar a estas mujeres y sus tatuajes aseguró que los estilos varían dependiendo de cada tribu y que los colores podían ser más claros u oscuros dependiendo de esto.

Eric Lafforgue

El proceso en sí es complejo y dolores y en general toma dos días en terminar. Las niñas tatuadas se demoraban al menos dos semanas en recuperarse completamente por lo que puede que el gobierno no esté tan equivocado al decir que la práctica debía suspenderse debido a su crueldad.

Eric Lafforgue

¿Qué piensas tú? ¿Crees que deberían seguir realizándolos?

Puede interesarte