Por Maximiliano Díaz
14 noviembre, 2017

Fallas en sus sistemas permiten que cualquier extraño tenga contacto con sus dueños.

La temporada navideña se acerca, y con ella las ventas de juguetes aumentan explosivamente: así, las empresas dedicadas a ellos han estado lanzando productos cada vez más sofisticados, y hace algunos años, se instaló la moda de hacer juguetes interconectados. Pero, ¿es segura esta conexión? Y, de no serla, ¿cuál es el riesgo? A pesar de que tendemos a confiar en las grandes empresas, todo parece decir que no. Y el riesgo podría ser alto.

Según reveló un reportaje de DailyMirror donde se realizó un experimento a modo de advertencia por un usuario, los juguetes más populares de este año podrían ser hackeados.

¿Hackear un juguete?

Bueno, en realidad es un poco distinto a eso: en este caso, hackear se refiere a vulnerar una cualidad del juguete que podría poner en riesgo la seguridad de los niños que los estén usando. 

Más específico.

Juguetes como el Furby Connect, el I-Que Intelligent Robot, los CloudPets, y el Toy-fi Teddy, tienen problemas importantes, que podría permitir que sujetos que posean tan solo un poco de conocimiento técnico, tomen control de los juguetes.

Todos éstos funcionan con una conexión Bluetooth. A pesar de que hoy en día muchos otros juguetes y aparatos que utilizamos en la vida diaria también lo utilizan, esta es una conexión que no está protegida: permitiendo a un hacker compartir mensajes con el niño sin la necesidad de ninguna clase de clave para ingresar.

personalliberty.com

El Furby Connect permite que cualquiera en un rango de 10 a 30 metros del juguete conecte con él si está encendido.

Algunos expertos de seguridad intentaron hackearlo, y pudieron, sin mayores problemas, introducir un archivo de audio sin siquiera tocar el juguete.

Cuando le hicieron las consultas a Hasbro, la empresa encargada de manufacturar el juguete, el vocero de la empresa aseguró que

La privacidad de los niños es nuestra más alta prioridad, y es por eso que diseñamos cuidadosamente el juguete, y la aplicación complementada con las leyes de privacidad infantil.

Mientras los investigadores intentan identificar maneras de manipular el juguete, creemos que hacer eso requiere una proximidad muy cercana, y que se necesita una serie de condiciones demasiado específicas para lograrlo.

En cuanto al I-Que Intelligent Robot, este colorido y simpático juguete también utiliza Bluetooth para conectarse con un teléfono o una tablet a través de una aplicación. 

direct.asda.com

A pesar de que ese sistema también es bastante utilizado, parece que los diseñadores olvidaron algo clave: cualquier persona próxima a uno de estos juguetes con la aplicación descargada puede conectarse, y establecer comunicación con un niño.

Cuando se pidieron declaraciones de parte de Vivid Imaginations, la empresa que creó el juguete, ellos dijeron

Para que sea técnicamente posible que un tercer usuario se conecte al juguete, se requiere que una cierta secuencia de eventos sucedan en un orden específico en relación al Bluetooth del juguete, lo que vuelve realmente difícil que un tercer usuario logre sumarse.

Por otro lado, CloudPets tiene una serie de animales con diseños parecidos al anterior: éstos dejan que los amigos se envíen mensajes entre sí mediante un altavoz que los conecta. Está pensado como una suerte de Walkie Talkie de peluche con una conexión más sofisticada. Adivinen cuál. Sí, Bluetooth.

Al igual que en los casos anteriores, el juguete puede ser hackeado mediante su conexión, y los extraños pueden enviar mensajes a quien lo tenga.

Spiral Toys, la misma empresa que inventó los CloudPets, tiene en sus filas al Toy-fi Teddy, un juguete más viejo, pero que ganó popularidad gracias a los CloudPets. En este caso, el juguete permite a los niños enviar y recibir mensajes vía Bluetooth, para poder enviarlos, solo es necesario sincronizarlos a un dispositivo móvil mediante una aplicación.

 

Pero el Bluetooth no tiene ninguna clase de protección para ingresar. Así, cualquiera puede enviar mensajes al niño, o recibir mensajes de él de vuelta.

Spiral Toys, en este caso, no quiso dar declaraciones.

Es importante hacer un énfasis en que los juguetes que funcionan mediante una conexión se están volviendo cada vez más populares. Sin embargo, y a pesar de la innovación que puedan significar en el mercado, la seguridad de los niños que los usan, debe estar primero.

 

No te lo pierdas

Te puede interesar