Por Juan David Montes
30 noviembre, 2016

“Cuando muramos, sigan hablando por los 200.000 que todavía están dentro”.

Bana Alabed, la niña de siete que años que ha llamado la atención del mundo por narrar el horror de la guerra en Siria desde una cuenta de Twitter administrada por su madre, publicó una serie de tuits en los que cuenta que su hogar fue destruido por los bombardeos llevados a cabo por el régimen sirio en el este de Aleppo el pasado 27 de noviembre.


Recientemente, Bana intercambió varios mensajes con la escritora británica J.K. Rowling, quien le regaló ejemplares electrónicos de los libros de Harry Potter.


Desde el 25 de noviembre Bana y Fatemah, su madre, publicaron imágenes y videos de los bombardeos con los que el régimen del presidente de Siria, Bashar al-Ásad, intentan recuperar el control de esta zona en Alepo.

“Ves que podemos morir en cualquier momento. Esta bomba está muy cerca. Sinceramente le pido al mundo que nos salve ahora…” -Fatemah

El 27 de noviembre se informó que el ejército había ingresado a la zona, advirtiendo que esto significaba un riesgo para la vida de la población del lugar:

“El ejército ingresó, estos podrían ser nuestros últimos días, sinceramente. No hay Internet. Por favor, por favor, por favor recen por nosotros”. -Fatemah

CNN confirmó que, de acuerdo con la agencia de noticias SMART News Agency, el pasado domingo se llevaron a cabo bombardeos en el barrio al-Shaar, donde estaba ubicada la casa de Bana y su familia.

Fatemah publicó otro tuit en el que llama la atención sobre los 200.000 civiles que todavía permanecen en esta zona de Alepo, a la merced de la lucha entre fuerzas rebeldes y oficiales.

“Último mensaje, bajo fuertes bombardeos en este momento, no podemos permanecer vivos por más tiempo. Cuando muramos, sigan hablando por los 200.000 que todavía están dentro. Adiós”. -Fatemah

Fatemah, Bana y sus dos hermanos sobrevivieron a los ataques pero perdieron su hogar.

“Esta noche no tenemos casa, fue bombardeada y estoy cubierta por escombros. Vi muertes y casi muero”. -Bana

Así quedó el lugar en el que Bana quería refugiarse para leer los libros de Harry Potter que le regaló J.K. Rowling:

“Este es mi lugar de lectura, donde quería empezar a leer [los libros de] Harry Potter pero fue bombardeado. Nunca lo olvidaré”. -Bana

La identidad de Bana fue verificada por Twitter y su madre ha intercambiado mensajes directos con CNN. Por ahora el destino de esta familia, así como el de otros habitantes de Alepo, es incierto.

Puede interesarte