Por Daniela Morano
29 agosto, 2017

Su publicación de Facebook se hizo viral.

Jessica Baker y su esposo estaban muy emocionados por salir una noche. La pareja planeaba atender una boda donde sólo irían adultos, por lo que la mamá de Jessica cuidaría a sus hijos. Pero justo antes de salir, como sucede cuando uno tiene mala suerte, tuvo que cancelar pues una sobrina se había enfermado y la había contagiado.

Con nadie que los cuidara, Jessica y si esposo decidieron simplemente quedarse en casa. Una semanas después, recibieron una cuenta por $75.90 dólares, que incluía servicio e impuestos. La cuenta había sido enviada de parte de la pareja cuya boda no pudieron atender.

«El costo equivale a la cantidad pagada por la novia y el novio por comidas que fueron pagadas y luego reembolsadas, una tarjeta, llamada o mensaje por el motivo de inasistencia sería apreciado,» decía la carta junto a la cuenta.

Jessica estaba sorprendida y confundida. Subió la cuenta a Facebook, con la esperanza de que sus amigos la aconsejaran. Pero en vez de eso, el post se hizo viral.

Esta fue su reacción.

Personalmente, creo que no debería pagarla.

Puede interesarte