Por Camila Cáceres
3 febrero, 2017

“No he cometido ningún pecado. No sé porqué mi esposo me hizo esto”.

El crimen de una mujer afgana dejó al mundo en shock. Zarina creció en la provincia de Balkh, al norte de Afganistan y a los 13 años, sus padres escogieron un esposo para ella. Este tipo de «tradiciones» nos sorprende y repugna, pero es la realidad que viven una niña en el mundo cada 7 segundos, según Save de Children, una organización que busca erradicar estos matrimonios que sólo apoyan el abuso de mujeres vulnerables.

La vida de Zarina se volvería una pesadilla. Su marido es un hombre extremadamente celoso que trataba de evitar que ella hablará con sus propios familiares y la golpeaba sin razón.

Pajhwok

El día del incidente, Zarina había visitado a sus padres. El hombre enloqueció y la acusó de hablar con hombres extraños. Durante la noche, cuando ella pensaba que lo peor había pasado, él despertó y comenzó a golpearla. Zarina trató de defenderse, pero todo fue inútil.

El hombre tomó un cuchillo y cortó sus orejas.

“No he cometido ningún pecado. No sé porqué mi esposo me hizo esto”.

-Zarina a Pajhwok

BBC

El divorcio es posible según el Islam, pero la práctica es aún extremadamente rara en Afganistan.

Sin embargo, el caso de Zarina ha cobrado gran relevancia en los medios y es posible de que consiga alejarse de ese particular infierno, aunque tantas mujeres en su país no tengan la misma suerte.

Puede interesarte