Por Maximiliano Díaz
13 abril, 2018

Ahogadas por amoniaco de sus orinas y sus heces, las ovejas terminan “cocinándose” en el tóxico calor de los barcos cerrados.

Hasta ahora, a pesar de ser desdeñable en muchos de sus sentidos, la industria de la carne no nos ofrecía nada demasiado nuevo: ya sabemos muchas cosas. En algunos lugares, incluso las escuelas hacen excursiones a mataderos para que los niños se familiaricen con los procesos por los que pasan los animales entre su vida y un plato. Ya no son secreto los golpes eléctricos, las inyecciones, ni los gases que los aturden. Los mataderos parecen ser un libro abierto en la faena de sus animales. Y no hay ninguna vergüenza en decirlo.

Sin embargo, ¿qué pasa en los días previos? Todo lo que sabemos del matadero son los minutos previos al cuchillo derrotando la piel del animal. Muchas veces ignoramos las condiciones de vida previa en la que estos animales vivieron. A pesar de que podamos tener algunas nociones generales (seguramente comen alimento producido en cantidades industriales, les inyectan vitaminas, están amontonados en corrales y tienen poca movilidad), es como si la parada final de su producción, la muerte, invalidase toda posibilidad de que desarrollen una vida bajo condiciones dignas. 

 Las ovejas

Las ovejas y los corderos son los animales bíblicos por excelencia. En las escrituras sagradas de la religión más popular de Occidente, estos animales siempre eran utilizados para sacrificio. Sus cuellos, lozanos, estaban listos para entregarse a pastores y campesinos. Dentro del libro, se plantea una honra, un amor, en asesinar a esos animales y ponerlos en servicio de Dios. Después de todo, un buen sacrificio es lo que da dignidad al hombre y al temor que siente por el señor todopoderoso. Y, por supuesto, no podemos sacrificar con ese salvajismo a los hombres. Ellos son capaces de conmoverse ante el milagro del cordero que se desangra sobre una piedra. Los animales, no. 

Animals Australia

Pero hoy las cosas han cambiado bastante. Así lo demostró un cazanoticias que se decidió a alertar sobre la condición en que las ovejas estaban siendo trasladadas desde Australia hasta el Medio Oriente. En las imágenes (increíblemente fuertes), se puede ver a los animales hacinados y abatidos por el cansancio, la falta de oxígeno y los golpes de calor. 

El sujeto que tomó las imágenes es parte de Animals Australia, una organización que busca prohibir la exportación masiva de animales vivos con fines de consumo. Según las declaraciones del grupo, las imágenes fueron tomadas en cinco traslados comunes de ovejas entre Australia y el Medio Oriente. No se menciona qué es lo que hacen con los cadáveres de los animales que mueren en el camino, pero se puede desprender de su contexto. Son solo cuerpos desechables que se apilan para no reunir infecciones, y se deshacen de ellos. 

Animals Australia

Animals Australia hizo una declaración realmente gráfica. En esta, explican por qué los animales mueren sofocados de manera casi rutinaria en estos angustiosos y eternos viajes marítimos: 

“Más de 100.000 litros de orina y heces fecales se acumulan en una exportación de rutina cada día. El amoniaco corrosivo hace que el aire sea irrespirable. Quema los ojos y las gargantas de quienes están a bordo. Los animales, angustiados, se sofocan rápidamente. Su corazón comienza a latir rápidamente mientras se desesperan por oxígeno. Atrapados en lo que es esencialmente un horno gigante, los animales, increíblemente estresados, colapsan antes de ser cocinados vivos”.

Animals Australia

La posición de Australia

Después de haberse realizado la denuncia, en la que Animals Australia aseguró que más de 2.000 ovejas habían muerto debido a golpes de calor por viajes de traslado, el Departamento de Agricultura australiano emitió un comunicado en el que, aseguran, exigirán a Emanuel Exports, la empresa encargada de trasladar a estas ovejas, nuevas condiciones de transporte. Entre estas, estarían reducir el número de animales que exportan en un 17.5%, más instalaciones para que puedan alimentarse e hidratarse, y un contingente de veterinarios a bordo; además, los oficiales de traslado marítimo están demandando mejores condiciones de ventilación antes de certificar el traslado de más cargas vivas. Hasta entonces, la nave en la que los animales estaban siendo constantemente trasladados, ha sido temporalmente suspendida de sus facultades. 

Animals Australia

El ministro de agricultura, David Littleproud se reunió durante la tarde de ayer con activistas por los derechos de los animales para discutir las nuevas medidas que se tomarán en la carga de seres vivos. El hombre declaró a un canal local que:

“La realidad es que me aseguraré de que creemos una estructura, y un ambiente donde podamos hacer que la comunidad se sienta cómoda. Ese es mi trabajo. No puedo cambiar el pasado. Llevo tres meses, y pretendo hacer que la comunidad tenga confianza. No me interesa quién sea que esté haciendo esto. Me aseguraré de que paguen, y que tiemblen si están haciendo algo mal.”

Animals Australia

Un intento por verse íntegros

Sorpresivamente, después de la denuncia de la organización animalista, Emanuel Exports también emitió un comunicado en el que, aseguran, están consternados por el hecho, y que por supuesto acatarán todas las nuevas reglas que les imponga el Departamento de Agricultura.

Animals Australia

A pesar del condenable comportamiento institucional que está teniendo Emanuel Exports, parece algo completamente lógico que emita un comunicado de esta naturaleza. Después de todo, una empresa encargada del traslado de tantos animales debe significar, sobre todo, un negocio importante para sus dueños. Y, desgraciadamente, en estos contextos, todo está más regido por la lógica de mercado que por la búsqueda de la dignidad animal de parte de las instituciones. Para ellos, la verdadera dicha se encuentra en abaratar los costos.

Animals Australia

Finalmente, parece ser que, para nosotros (como consumidores), también queda un llamado de atención: en un mundo donde la sobreproducción y la información se mueven de la misma manera, lamentablemente también termina siendo parte de nuestra responsabilidad saber qué es lo que estamos consumiendo, y cómo estos elementos de consumo son producidos (y lo lamentable no es el deber de ser responsables, sino el hecho de que la ética de producción debería venir, justamente, de parte de quien elabore o faene). Así que estas tristes noticias también son un llamado para que ocupemos la conectividad a nuestro favor. Está en nuestras manos educarnos y aprender cuál es el modelo de estos negocios. También, abandonar el consumo de ciertas cosas si lo creemos necesario.

Puede interesarte