Por Ruben Peña Blanco
10 marzo, 2017

“Si la gente puede pagar sus impuestos es porque está cultivando marihuana”.

En algunos países del mundo como Uruguay o Portugal, el consumo y comercialización de la marihuana han sido despenalizados, generando así una oportunidad de negocio latente para quienes elaboran productos a partir de esta planta ancestral, que puede ser comercializada con varios fines, desde médicos hasta el consumo recreativo. 

Juan Arredondo para The New York Times

En Colombia, uno de los países que más ha batallado contra el narcotráfico en el mundo, se decidió legalizar el cultivo y la comercialización con fines medicinales de esta planta. Una idea que venía gestándose desde las negociaciones de paz con los grupos guerrilleros que mantuvieron al país en en una guerra interna por más de medio siglo.

Y eso que recibió más de 10.000 millones de dólares durante las últimas dos décadas por parte de Estados Unidos para combatir el narcotráfico.

Getty

El cultivo legal se avisora como el negocio más rentable y atrae a grandes inversionistas. La empresa canadiense Pharma Cielo consiguió la primera licencia para producir marihuana y despertó el interés de varias empresas, que podrían ser una fuente generadora de empleo muy importante.

El mayo del 2016, la Cámara de Representantes colombiana aprobó el proyecto de ley que permite, regula y establece la producción y distribución del cannabis en Colombia. Tal proyecto de ley reforzó el decreto que ya había aprobado el Gobierno Nacional, que establece la posibilidad de que se expidan licencias para la posesión de semillas, cultivo, transformación y distribución a nivel nacional de derivados del cannabis y los productos que la contengan.

Juan Arredondo para The New York Times

La firma canadiense, con sede en la localidad colombiana de Rionegro, puso en marcha la primera producción para que quienes padezcan epilepsia, cáncer, dolores crónicos, artritis o esclerosis múltiple. Podrán acceder a estos medicamentos a mediados de este año.

La legalización de la marihuana para uso medicinal en ese país esperanzó a numerosas familias de agricultores que entraron al negocio por necesidad y no ven en el mercado otro producto que les convenga tanto como este.

En lugares como México y Afganistán, los planes de sustitución de cultivos generalmente se basan en convencer a los campesinos de que dejen de tener cultivos ilícitos y se cambien a la agricultura comercial. La amapola se remplaza con trigo; la hoja de coca, con café.

Juan Arredondo para The New York Times

Pero no es común que un país asuma la gestión de una droga ilegal que estaba bajo el control  de una organización criminal para intentar remplazarla con la producción legal del mismo cultivo. Y mucho menos que lo venda una corporación.

“Aquí tenemos una oportunidad completamente nueva”, dijo al The New York Times Alejandro Gaviria, ministro de Salud y Protección Social de Colombia, cuya entidad está encargada de emitir las licencias.

Solo en los Estados Unidos el mercado legal del cannabis tiene un valor estimado de US$7.200 millones en 2016 y proyecta una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR, por sus siglas en inglés) del 17%, según una proyección del New Frontier Data.

Juan Arredondo para The New York Times

Colombia es hoy el cuarto mayor consumidor de América Latina de cocaína y marihuana. Cifras oficiales revelan que en el 2015 se incautaron cerca de 115 millones de dosis de drogas ilícitas: 7.792.767 de cocaína, 98.181.375 de marihuana y 9.271.872 de basuco.

La lucha contra las drogas parece una utopía en ese país. Al menos, su legalización puede generar ingresos directos al Estado, que entiende esta acción como una oportunidad para tener mejor control en el consumo y la producción de la marihuana.

Juan Arredondo para The New York Times

“Si la gente puede pagar sus impuestos es porque está cultivando marihuana”, dijo al The New York Times Edward García,  alcalde de la localidad colombiana de Corinto, quien calcula que dos tercios de su pueblo -de 32.000 habitantes- dependen del cannabis para subsistir.

¿Qué opinas de esto?

Puede interesarte