Por Camila Cáceres
7 diciembre, 2016

El hombre entró al lugar gritando: “¡Soy Irlandés y más duro que la mierda!”… Y Su Majestad tuvo que ser escoltada.

¿No odias cuando Su Alteza Real Elizabeth II te invita a almorzar y les interrumpe un borracho agitando los brazos y gritando a voz de cuello? Pues es lo que vivieron los sirvientes de mayor edad del Palacio de Buckingham, quienes habían sido invitados por la Familia Real en reconocimiento por sus servicios.

El Director de Hotel, David Morgan-Hewitt se apresuró en escoltar a Su Majestad hasta la salida él mismo.

3b1a346800000578-4007478-image-a-7_1481098763573
Daily Mail

Aparentemente, el hombre ebrio no sabía que la Reina estaba allí— difícilmente sabía que día era.

Se le había visto momentos antes recogiendo latas del suelo y viendo si todavía tenían gotas de alcohol.

3b1a38a500000578-0-image-a-13_1481062891236
Daily Mail

Aún no se tiene claro porqué entró al Restaurante del Hotel gritando,

“¡Soy Irlandés y más duro que la mierda!”

Considerando la situación histórica de la nobleza británica con Irlanda, el servicio de seguridad lo sacó volando.

3b1a374000000578-0-image-a-14_1481062900112
Daily Mail

Y tristemente se arruinó un gesto muy bello de parte de la realeza: El Restaurante del Hotel Goring no sólo es el favorito de la alta alcurnia inglesa, sino que era el favorito de la Reina Madre.

Uno de sus platos distintivos son los Huevos Drumkilbo, una mezcla de huevos cocidos, langosta, ensalada y gelatina de sherry. Era el favorito de Elizabeth I.

3b1961ec00000578-0-image-a-18_1481062961634
Daily Mail

Es también el Hotel que fue elegido por William y Kate para que se quedaran los invitados de su matrimonio, misión en la que fueron asistidos por, ¿adivinen quién? David Morgan-Hewitt.

1281f74d00000514-4007478-image-a-1_1481093739210
Daily Mail

El hombre ahora puede jactarse de haber sacado de un apuro a no dos, sino tres figuras reales.

¡Que bueno que no pasó a mayores!

Puede interesarte