Por Constanza Suárez
27 marzo, 2019

Durante su cautiverio, Jaycee Dugard dio a luz a dos niñas, hijas de su secuestrador. La raptó desde la parada del autobús.

Si te uniste a la fiebre por los documentales de secuestros y desapariciones, entonces ya caíste en la fascinación por el que cuenta la historia de Madeleine McCann. Y si así fue, entonces notaste que al final, mencionaron otro caso: Jaycee Dugard.

Una de las entrevistadas, Ernie Allen, directora del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados en los Estados Unidos, mencionó este caso para alentar la esperanza de que Madeleine aún estuviese viva.

Este caso se transformó también en un documental de Netflix. Lo que se cuenta en Captive For 18 Years: The Jaycee Lee Story, es brutal.

Reuters

Todo comenzó en junio de 1991, cuando Jaycee Dugard, de 11 años, caminaba por la carretera en South Lake Tahoe, California para tomar el autobús escolar y un hombre que conducía un automóvil se puso a su lado y bajó la ventana. La niña pensó que le pediría ayuda con alguna dirección, así que se acercó.

Pero el hombre en cuestión tenía intenciones malvadas: con una pistola la aturdió hasta quedar inconsciente y se la llevó.

El secuestro fue presenciado por algunos compañeros de clase de Jaycee, así como por su padrastro Carl Probyn. A pesar de que los persiguió en bicicleta, los secuestradores lograron escapar.

LA Times

Hicieron grandes esfuerzos en su búsqueda pero descubrieron muy poco.

Mientras tanto, Jaycee estaba cautiva por Phillip y Nancy Garrido. Lo que tuvo que soportar la niña es difícil de digerir. Fue violada repetidamente y dio a luz a dos hijas. Sus captores también la drogaban. Vivió la mayor parte del tiempo en un lugar secreto en el jardín trasero de la pareja.

Pasó 18 años retenida y durante ese tiempo, las autoridades perdieron varias oportunidades para descubrir lo que estaba ocurriendo.

LA Times

Pero finalmente, un informe sobre la libertad condicional de Phillip Garrido, quien era un abusador sexual registrado por varios delitos, destapó lo que estaba ocurriendo con Jaycee.  Tanto Phillip como Nancy Garrido fueron arrestados y acusados ​​de secuestro, violación y encarcelamiento falso. Nancy fue sentenciada a 36 años y Phillip recibió una sentencia de 431 años.

Reuters

Después de casi dos décadas en cautiverio, Jaycee se reunió con su familia. Sus dos hijos conocieron la libertad por primera vez en sus cortas vidas.

Jaycee ahora vive una vida tan normal como puede con sus dos hijas. Es una historia increíble, impactante, con afortunadamente, un final feliz.

ABC

Como dijo Allen: “Ha habido casos en los Estados Unidos en los que testigos, personas que tienen información no se han presentado durante décadas, y luego un día proporcionan información que ayuda a llevar a la resolución del caso».

Puede interesarte