Por Gillian Armstrong
2 Junio, 2017

La ONU afirmó que el país sufre la peor crisis alimentaria del mundo. Y que la inactividad del resto de las naciones no ayuda en nada.

Una espantosa situación se está viviendo en Yemen tras la guerra que azota la zona desde hace más de dos años. Todo esto ha generado una crisis humanitaria que tiene a sus habitantes en condiciones degradantes. Niños y adultos civiles sufren las consecuencias de la enemistad entre dos países que no están dispuestos ceder.

El resurgimiento del brote de cólera ha matado a 500 personas y tiene a cerca de 60.000 afectados. Para seguir con las impactantes cifras, vale decir que ya se pueden contar 17 millones de yamaníes que carecen de suministro confiable de alimentación, mientras que 6,8 millones de ellos están a un solo paso de la hambruna. 

AP

La desesperación ha llegado a tal punto, que muchos padres venden a sus hijas para casarlas con alguien que les dé de comer, mientras que sacan un beneficio propio para comprar alimentos.

Stephen O’Brien, el jefe humanitario del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ha recalcado a la institución:

“Se requiere acción para detener este sufrimiento”. “Si en Yemen no hubiese conflicto no se habría agravado el hambre, la miseria, las enfermedades y la muerte. La hambruna sería evitable y evitada“,O’Brein hace estas afirmaciones con el fin de concientizar a todos de que estamos siendo testigos de“la mayor crisis de seguridad alimentaria del mundo”.

AP

Y todo es a causa de los enfrentamientos entre las fuerzas fieles al presidente exiliado, Abdrabbuh Mansour Hadi, -las cuales cuentan con el apoyo de una coalición militar que es liderada por Arabia Saudita-, y los aliados del movimiento rebelde Houthi. El refuerzo de la presencia de Al Qaeda en el sur y en el sureste del país ha empeorado toda esta situación.

“El pueblo de Yemen está siendo sometido a carencias, a enfermedades y a muertes mientras el mundo mira. La crisis no está llegando, no se está asomando, está aquí”, dice el jefe humanitario, haciendo referencia a la inactividad mundial ante esta desgracia que azota a millones de personas.

AP

El Presidente Donald Trump, ha hecho de la suyas para aumentar esta desgracia, puesto que con su visita a Arabia Saudita hizo aún más grave este conflicto demostrando su apoyo a los saudíes al firmar un acuerdo de armas de 110.000 millones de dólares en el que entran aviones de guerra y armamento. 

Esto daría pie a que se produzcan aún más crímenes en el país, donde ya han muerto más de 7.800 personas, gran parte de ellas civiles, además de 44.000 que han resultados heridos desde comenzó el conflicto en marzo del 2015.

AP

El enviado especial de la ONU en Yemen, Ismael Ould Cheikh Ahmed, regresó sin éxito de su visita al país y comentó que ningún bando esta dispuesto a ceder. “La llamada paz sigue cayendo en oídos sordos”, comentó.

Roguemos por que esta situación deje de ir aumento y las personas que sufren en los países de guerra logren encontrar un refugio antes de que sean azotados por la muerte. 

Te puede interesar